Dando valor a las relaciones

(Haga clic en la imagen para ver la lección en video)

Marcos 3:31-35

“Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.”

  1. Inicialmente Jesús era seguido por muchos, pero no por su familia.
  2. La pregunta de “¿quién es mi madre y hermanos?” no era generada por desconocimiento, sino que era la introducción a una enseñanza.
  3. El valor que podemos dar a nuestra familia física debe ser establecida en función del reino de Dios.
  4. Cuando recibimos a Jesús como Salvador entramos a ser parte de una familia espiritual más valiosa, la familia de Dios (Juan 1:12, 13), la misma que nos ubica en un vínculo muy íntimo también.

Nosotros los hispanos otorgamos un valor muy alto a nuestras familias de sangre, valor que es correctamente apropiado. Somos llamados amarnos y velar por cada uno de los miembros. Pero cuando se trata de establecer prioridades, debemos equilibrar apropiadamente el significado que nuestra familia tiene en función del reino.

Jesucristo no estaba negando o rechazando su relación con su madre y hermanos, al contrario, los amaba mucho como vemos en la preocupación que mostró por su madre (Juan 19:26-27). Pero ahora que tenemos una relación espiritual con nuestra “nueva familia”, debemos ser cuidadosos al momento de priorizar.

Muchos hemos puesto demasiado énfasis en nuestra familia terrenal cuando se trata de seguir a Dios y de hacer Su voluntad. Ellos se han convertido en un obstáculo para cumplir con nuestra obediencia. Y Jesús nos recuerda que tenemos que discernir apropiadamente cuando se trata de tomar decisiones.

Debemos tener presente que cuando seguimos a Dios, muchas veces entraremos en conflictos. Jesús dijo que no había venido a traer paz, sino conflicto, cuando hacemos Su voluntad (Lucas 14:26). Jesús nos recuerda que, al seguirlo, estamos interactuando con una familia espiritual, Su familia, la cual también es bendecida con nuestra obediencia.

Cada momento que necesite saber qué hacer en términos de prioridades busque la ayuda de Dios para escoger, y confíe en Él, pues el Señor sabe mejor lo que debemos hacer.

#Familia #FamiliaDeDios #Obediencia #Prioridades #Discernimiento #ReinoDeDios #Jesús #MinisterioUMCD #UnMomentoConDios



“Seguir a Cristo requiere sacrificios, y uno de ellos es priorizar debidamente entre nuestra familia o servirle.”

Ministerio UMCD

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: