Santificando un día para el Señor

Haga clic en la imagen de arriba para que pueda mirar la lección en video

Nehemías 13:15-22

“En aquellos días vi en Judá a algunos que pisaban en lagares en el día de reposo, y que acarreaban haces, y cargaban asnos con vino, y también de uvas, de higos y toda suerte de carga, y que traían a Jerusalén en día de reposo; y los amonesté acerca del día en que vendían las provisiones. También había en la ciudad tirios que traían pescado y toda mercadería, y vendían en día de reposo a los hijos de Judá en Jerusalén. Y reprendí a los señores de Judá y les dije: ¿Qué mala cosa es esta que vosotros hacéis, profanando así el día de reposo? ¿No hicieron así vuestros padres, y trajo nuestro Dios todo este mal sobre nosotros y sobre esta ciudad? ¿Y vosotros añadís ira sobre Israel profanando el día de reposo? Sucedió, pues, que cuando iba oscureciendo a las puertas de Jerusalén antes del día de reposo, dije que se cerrasen las puertas, y ordené que no las abriesen hasta después del día de reposo; y puse a las puertas algunos de mis criados, para que en día de reposo no introdujeran carga. Y se quedaron fuera de Jerusalén una y dos veces los negociantes y los que vendían toda especie de mercancía. Y les amonesté y les dije: ¿Por qué os quedáis vosotros delante del muro? Si lo hacéis otra vez, os echaré mano. Desde entonces no vinieron en día de reposo. Y dije a los levitas que se purificasen y viniesen a guardar las puertas, para santificar el día del reposo. También por esto acuérdate de mí, Dios mío, y perdóname según la grandeza de tu misericordia.”

  1. El día de reposo fue una ordenanza establecida en los diez mandamientos (Éx. 20:8-11). Y el propósito de este día era de separa un día para dejar a un lado las labores comerciales y dedicarse al descanso, la familia, pero, sobre todo, a la adoración a Dios.
  2. El pueblo de Israel había fallado varias veces por esta desobediencia, tal que los profetas como Jeremías habían hablado en contra de este mal (Jer. 17.21).
  3. Y un grave problema se presentaba en esos días de Nehemías, porque el pueblo había jurado respetar el día de reposo un tiempo atrás (Neh. 10:31), y que no permitirían tener ningún comercio a través de las puertas de la ciudad, y ahora gente de Tiro venía y vendían pescado y otras actividades más.
  4. Nehemías tuvo que tomar medidas radicales, cerrando la puerta de la ciudad en el día de reposo, y no permitir que nadie entrara para hacer comercio. Los comerciantes se quedaban a fuera a ver si había cambios, y el valiente líder los amenaza si los vuelve a ver alrededor de la ciudad. Y finalmente pone levitas para que se diera cumplimiento a esta ordenanza (Neh. 13:20-22).


Aunque actualmente la iglesia ya no guarda el día de reposo en sábado, el deseo a que las personas guarden un día para el descanso y la adoración a Dios sigue vigente. Desde la resurrección de Cristo, la Iglesia se reúne ahora en domingo de forma tradicional para adorar a Dios como día de celebración por la resurrección de Jesús y su triunfo sobre el pecado y la muerte (Hch 20:7; 1 Co. 16:2).

Para el creyente, el guardar un día para el Señor es igualmente importante. Ese día debe reunirse en la iglesia para adorar junto al pueblo de Dios, servir en el Cuerpo de Cristo, y compartir entre creyentes y familiares. Ese día debería ser enfocado para regocijarse en Dios por todo lo que Él ha hecho.

Lamentablemente, en esta vida tan agitada que se vive, y más desde la revolución industrial, los domingos se han hecho tan comerciales como lo fueron los sábados en los días de Nehemías. Ya la gente no descansa un día para librarse de las responsabilidades, y menos le dedican tiempo a Dios. Como seres humanos, estamos más ocupados para nosotros que para el Señor y nuestra familia. Deberíamos santificar un día para el Señor.


«Ninguna actividad comercial o laboral debería afectar la dedicación de un día para Señor; nada debería alejarnos de la adoración y del servicio a Dios»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcast


Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: