Mantengamos nuestro compromiso al dar

Haga clic en la imagen de arriba para que pueda mirar la lección en video

Nehemías 13:10-14

“Encontré asimismo que las porciones para los levitas no les habían sido dadas, y que los levitas y cantores que hacían el servicio habían huido cada uno a su heredad. Entonces reprendí a los oficiales, y dije: ¿Por qué está la casa de Dios abandonada? Y los reuní y los puse en sus puestos. Y todo Judá trajo el diezmo del grano, del vino y del aceite, a los almacenes. Y puse por mayordomos de ellos al sacerdote Selemías y al escriba Sadoc, y de los levitas a Pedaías; y al servicio de ellos a Hanán hijo de Zacur, hijo de Matanías; porque eran tenidos por fieles, y ellos tenían que repartir a sus hermanos. Acuérdate de mí, oh Dios, en orden a esto, y no borres mis misericordias que hice en la casa de mi Dios, y en su servicio.”

  1. La presencia de Tobías en los atrios del templo, y la falta de compromiso del pueblo en proveer para la casa de Dios y el mantenimiento de los sacerdotes y levitas, hizo que nuevamente Nehemías recordara la necesidad que tenían de traer su diezmo y las ofrendas.
  2. La falta de compromiso del pueblo en dar para el servicio de la casa de Dios hizo que los levitas tuvieran que buscar una manera de sustentar sus familias, y por ello se regresaron a sus tierras para labrarlas.
  3. Después de este llamado de atención, Nehemías pone a personas confiables a cargo de la distribución correcta de toda ofrenda.
  4. Nehemías levanta una oración pidiendo al Señor que le ayudara a recordar esta acción para no caer igual que el pueblo en desobediencia.


Aunque es uno de los temas más mencionados en la Biblia, aún por el mismo Señor Jesús, muchos han evitado querer enseñar sobre los diezmos y las ofrendas para evitar las polémicas que se crean en cuanto a esta enseñanza bíblica.

Nehemías le recuerda al pueblo que no debieron haber dejado de traer sus diezmos y ofrendas porque esto había afectado el servicio de los levitas en el templo. Por la necesidad que tenían, tuvieron que los siervos del Señor ir a buscar su sustento, ya que necesitaban mantener a sus familias mientras ellos estaban sirviendo.

Para muchos de nosotros, el dar es un conflicto interno. Tenemos tantas cosas en nuestra vida, que priorizamos lo que hacemos con el dinero que tenemos, y nos cuestionamos si debemos dar o no tal cual Dios espera de nosotros.  Aún más, los abusos y malas enseñanzas que se han dado en cuanto al dar bíblico han creado un ambiente de escepticismo y falta de claridad en cuanto al dar o no, y que tanto se debe dar.

Nuestra responsabilidad ante Dios es dar, eso lo expresa muy bien la Biblia. Pero también es una responsabilidad de quienes reciben el dinero el usarlo correctamente. Nehemías había buscado a personas confiables para administrar las ofrendas “porque eran tenidos por fieles” (Neh. 13:13). Mucho del descrédito de la enseñanza ha venido lamentablemente por el abuso de “vendedores del evangelio” que hacen uso malicioso de las ofrendas de los creyentes (2 P. 2:1-3).

¿Está dando su diezmo al Señor fielmente? ¿Si no lo está haciendo, por qué no lo ha hecho? ¿Alguna vez se comprometió en dar alguna ofrenda regular y de repente dejó de hacerlo?


«Para que el servicio en el reino se mantenga activo se necesita de dadores fieles, pero también de fieles administradores»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcast


Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: