Nuestro entendimiento espiritual (II)

Haga clic en la imagen de arriba para que pueda mirar la lección en video

1 Corintios 2:11-16

“Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.”

  1. Pablo nos recuerda la íntima y perfecta relación entre las Personas de Dios el Padre y la del Espíritu Santo (1 Co. 2:11).
  2. Dios, en el momento de nuestra salvación obra por medio de la Persona del Espíritu Santo convenciéndonos de nuestro pecado y necesidad de salvación (Jn. 16:8-11), pero una vez que recibimos a Cristo, el Espíritu entra a morar en el creyente, y se queda en él hasta el día de su muerte (Jn.14:17; 1 Co. 6:19; Ef. 1:13-14).
  3. Es el Espíritu quien ahora enseña al creyente las cosas espirituales, Su presencia nos capacita al obrar en nosotros.
  4. Esta capacidad espiritual, no propia, nos diferencia de las personas no salvas, a las cuales Pablo llama el “hombre natural”, quien está completamente limitado a conocer a Dios, Su Palabra y Su voluntad.


Cuando un creyente lee la Biblia, el proceso de aprendizaje, entendimiento y discernimiento solo se puede dar por obra del Espíritu Santo. Como nos recuerda Pablo, es el Espíritu quien toma “lo espiritual” y lo acomoda “a lo espiritual” (1 Co. 2:13).

El Espíritu es el Autor de la Palabra de Dios, es Él quien inspiró al hombre a escribir todo lo que tenemos como Palabra inspirada (2 P. 1:20-21). Entonces toma desde las mismas Escrituras un pasaje o versículo para dar iluminación al creyente y enseñarle, redargüirle, corregirle e instruirle (2 Ti. 3:16). Este proceso es lo que se conoce como guiarle a la verdad, enseñando y recordando todo lo que Dios nos ha dicho (Jn. 14:26).

¿Con esta premisa, imagínese el potencial de aprendizaje e instrucción que cada creyente tiene al tener esta capacidad divida otorgada? Todo creyente, en su relación íntima con Dios puede, a través de la lectura diaria, entrar en un dialogo celestial con su Padre, para que Él, por medio de la Persona del Espíritu pueda conocer todo lo que Dios quiera decirle, y así el hombre puede conocer la voluntad del Señor para su vida.

¿Cree usted que Dios puede hablarle? ¿Si es así, que tiempo pasa diariamente escuchándolo? ¿Y si lo escucha, está obedeciéndolo?

Todos tenemos un privilegio gigantesco de vivir en una relación diaria de comunicación con nuestro amado Dios.


«Todo creyente tiene la oportunidad singular de escuchar a Dios por medio del Espíritu Santo cuando lee la Biblia»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcast


Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: