La Luz Verdadera nos iluminó

Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

2 Corintios 4:1-6

“Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.”

  1. Pablo nos recuerda que el servirle a Dios por medio de la evangelización es un hecho que no lo merecíamos (“según la misericordia que hemos recibido”), y comprendiendo que no es una tarea sencilla expresaba que él no “desmayaba” o no se cansaba ni se desanimaba (v. 1).
  2. El valor de la tarea recibida demandaba una seriedad en el cumplimiento de tal tarea, la cual debía ser realizada con sinceridad, sin interés propio ni con la adulteración del divino mensaje (v. 2). Así como ahora, en el tiempo de Pablo habían muchos que deseaban sacar provecho del evangelio, y otros, alterando el mensaje, predicaban un “evangelio diferente” (Gá. 1:6-9).
  3. La razón por la que en muchos el mensaje no llega a cambiar sus vidas no es solo porque el mensaje no haya sido dado claramente, sino porque el maligno ha cegado el entendimiento de los que rechazan el evangelio (v. 3, 4). El pecado tiene al hombre muerto espiritualmente, y las mentiras de Satanás han engañado el razonamiento de muchos, y de esta manera la oscuridad ha caído sobre el corazón de la persona, y por ello no pueden recibir con fe el mensaje de la obra de la cruz, porque realmente no ha llegado a ellos la luz que les dé entendimiento.
  4. La predicación siempre debe ser basado en la obra de Jesús por salvarnos (v. 5), y Dios, al igual que cuando llamó a la luz a existencia de la nada (Gn. 1.3), de la misma manera es Quien debe obrar para que el entendimiento del hombre sea iluminado por medio de Cristo y Su obra redentora (v. 6).


Cuando un niño nace, nace en pecado y en muerte espiritual. Su entendimiento de las cosas de Dios está bloqueado, por así decirlo, por esa condición que lo mantiene en tinieblas. Cuando ese niño va creciendo va recibiendo información de engaño que el maligno tiene esparcido en todo el mundo, y es esa información la que le lleva a considerar un sinnúmero mentiras, pero que son presentadas como verdades absolutas, y en ello, no aceptará nada fuera de esa falsa verdad. Esa es la ceguera espiritual, mirar un engaño como verdad, y no poder reconocer la veracidad de Dios, Su Palabra, y la obra de Cristo.

Dios es quien obra en el hombre a través de la predicación del evangelio y de la obra del Espíritu Santo para dar entendimiento de Su verdad. Así como el mundo estuvo en tinieblas, el hombre que se encuentra perdido está en tinieblas espirituales, y necesita de Dios para que cambie ello.

Sin la obra de Dios en la vida del hombre, ninguno de nosotros tuviéramos oportunidad de aceptar el mensaje del amor de Dios y Su deseo de brindarnos perdón y vida eterna. Pero cuando escuchamos el mensaje, vemos la obra de Cristo, el Hijo de Dios, y es a través de Cristo que contemplamos de la gloria de Dios y Su amor por nosotros: “… cuando nos permitió entender la buena noticia, también iluminó nuestro entendimiento, para que por medio de Cristo conociéramos su grandeza”. (2 Co. 4:6 TLA)

“Señor, muchas gracias, no solo por enviar a Jesús a morir por nosotros, sino que, con tu poder y amor obras en nosotros para que podamos entender y aceptar el mensaje del evangelio.”


«Si Dios no iluminara al corazón del hombre que se encuentra en tinieblas por el pecado y el engaño, ninguno tuviera esperanza alguna de entender el mensaje de amor de Cristo como nuestro Salvador»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: