¿Qué tan segura es nuestra fe?

Mira el video de esta lección

¿Alguna vez han cuestionado tu fe en Jesús o tú mismo has dudado de ella? ¿Has considerado filosofías y teorías humanas como más ciertas porque la mayoría las afirman y dicen que se basan en la “evidencia”? 

Pues la verdad es que no está mal cuestionar nuestra fe y preguntarnos si estamos creyendo lo correcto o no, por eso queremos hacer un ejercicio imaginario, uno que nos lleve al estrado de nuestra conciencia, para que consideremos algunas pruebas, y veamos cómo ellas defienden por sí mismas nuestra fe en Jesús. 

Para esto queremos usar como base el ejemplo de Jesús cuando fue rechazado por los Fariseos; quienes afirmaron que su testimonio era falso y no era digno de ser creído, este suceso se nos narra en: 

Juan 8.13-14, 17-18 
“Entonces los fariseos le dijeron: Tú das testimonio acerca de ti mismo; tu testimonio no es verdadero. Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo, ni a dónde voy. […]  Y en vuestra ley está escrito que el testimonio de dos hombres es verdadero. Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio de mí.” 


En ese momento, los fariseos negaron el testimonio de Jesús con dos argumentos; afirmando que su testimonio no era verdadero, y que como solo era dicho por Él y no había nadie más que lo apoyara, entonces no debía ser aceptado. 

Pero Jesús usó el mismo argumento de los dos testimonios que usaron ellos para responderles; diciendo que, así como Él daba testimonio de sí mismo, Dios el Padre también testificaba a su favor. 

Y si bien esta respuesta de Jesús es suficiente para que la fe sea apuntalada en nuestro corazón; por la gracia de Dios, hoy tenemos el testimonio de muchos hombres, como los Apóstoles y otros discípulos de Jesús, que testificaron a su favor y que se suman para proveernos confianza en cuanto a nuestra fe cristiana. 

Y como si esto no fuera poco, también tenemos el testimonio de los milagros de Jesús que fueron permitidos por Dios para que con ellos se avalara a su mensajero y su mensaje, tal como lo reconoció Nicodemo, un Fariseo ilustre que una noche se acercó a Jesús y le dijo: 

Juan 3.2 
“Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que Tú haces si Dios no está con él.” 

Así las cosas, tenemos para llevar delante del “juez” de nuestra fe, no solo el testimonio de hombres como Lucas, sino también el de los Apóstoles, el de Jesús mismo, el de Dios, y el testimonio de muchos milagros que Jesús hizo en el nombre de Dios. 

¿Será que con esto ganaríamos la disputa? 

Sí, porque no solo dos dan testimonio verdadero de Jesús, sino cientos más, entre ellos Dios mismo. 

Por tanto, aunque no vimos a Jesús, ni le oímos personalmente, podemos confiar en el testimonio de muchos que sí le vieron y oyeron, y que se dieron a la tarea de registrar todo lo relacionado con Su vida y enseñanza.  

Lo que nos permite estar tranquilos, porque el fundamento de nuestra fe y de la Iglesia es confiable, seguro y muy resistente. Por eso en vez de avergonzarnos, podemos decir lo que el Apóstol Pablo dijo: “no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación.” (Ro. 1.16


«Aunque no hemos visto ni oído personalmente a Jesús, podemos confiar en el testimonio de muchos que si le vieron y oyeron en persona»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: