Evangelismo

¿Sin condenación, por qué temer? | VIDA CRISTIANA

Romanos 8.1-2

Romanos 8:1-2

“Ahora, pues, NINGUNA CONDENACIÓN HAY PARA LOS QUE ESTÁN EN CRISTO JESÚS, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. PORQUE LA LEY DEL ESPÍRITU DE VIDA EN CRISTO JESÚS ME HA LIBRADO de la ley del pecado y de la muerte.”

 

Por años pasé preocupado por mi destino eterno, me preguntaba si llegaría al cielo después de la muerte. Es una pregunta que muchos nos podemos hacer pero que no todos tenemos la seguridad plena para decir a dónde iríamos después de esta vida presente.

Lo único cierto que tenemos es que todos tenemos que enfrentar la muerte, y como nos dice la Biblia, después de esto viene un juicio por parte de Dios: “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.” (Hebreos 9:27)

La palabra “condenación” es un término exclusivo que se usa en el campo judicial para expresar una sentencia, y que es opuesta a la justificación. Esta palabra no solamente expresa el veredicto, sino que demanda al mismo tiempo un pago o castigo: “Porque la paga del pecado es muerte…” (Romanos 6:23).

Todos somos pecadores, y por tanto todos estamos condenados (Romanos 5:12, 18), pero el pasaje en Romanos 8:1 nos dice que NO HAY condenación para aquellos que “ESTÁN EN CRISTO JESÚS”. “Estar en Cristo” indica una posición, un nuevo estatus para el hombre. Nacemos “EN PECADO” y por tanto pecadores, eso nos hace culpables a todos y por tanto merecemos la condena, pero hay un cambio de lugar, y esta nueva posición es “EN CRISTO”.

Cristo en la Cruz murió llevando el pecado del hombre, eso implica que la posibilidad fue abierta a todos los hombres, pero “estar en Cristo” implica una unión en lugar, tiempo y estado. “Estar en Cristo” es entender y aceptar que Dios, por medio de Su Hijo, ha recibido el pago por el pecado, y una vez pagado ya no hay condenación. “Estar en Cristo” es estar justificado por medio la fe, es creer que por la muerte de Jesús ya no existe condenación. Para recibir la justificación debo creerla y declararla (Romanos 10:9).

En mi edad de adolecente yo llegué a entender que Cristo ya había muerto por mí, lo llegué a creer, lo que me faltaba era declararlo con convicción y esperanza. Pero desde el día que lo hice he sido justificado, y por lo tanto ya no soy condenado; porque no hay condenación para los que “ESTÁN EN CRISTO” ¿Usted, ya lo puede decir con confianza?

 

«Señor Jesucristo, muchas gracias por Tu muerte en la Cruz, ya que por mi fe en Tu obra de justificación he sido librado de la condenación»

 

Romanos 3:20-22 (NTV)

“Pues nadie llegará jamás a ser justo ante Dios por hacer lo que la ley manda. La ley sencillamente nos muestra lo pecadores que somos. Pero ahora, tal como se prometió tiempo atrás en los escritos de Moisés y de los profetas, Dios nos ha mostrado cómo podemos ser justos ante él sin cumplir con las exigencias de la ley. Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere.”

 

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s