2016

Atentos a Dios | Una mirada a las MISIONES

hechos-13-2-anexo

Atentos a Dios.

 

Hechos 12:24 – 13:4

Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba. Y Bernabé y Saulo, cumplido su servicio, volvieron de Jerusalén […]. Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén […], y Saulo. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron…”

 

Dios estaba bendiciendo la iglesia de Jerusalén y sus alrededores. La expansión del evangelio se estaba dando en gran forma, ya no solamente en Judea, sino que ahora estaba por Samaria, Cesarea, Antioquía, Chipre, Fenicia y sus alrededores (Hechos 8:1-5; 10:24-48; 11:19-21). Era tiempo de mirar más allá de estas fronteras, era tiempo de ir “hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8).

Pablo y Bernabé habían vuelto de Jerusalén, habían llevado la ofrenda para ayudar a los hermanos (Hechos 11:27-30). Ellos, trabajando en la iglesia de Antioquia y realizando una obra evangelística excepcional junto a un discipulado increíble (Hechos 11:19-26) son llamados por Dios para una nueva tarea. Por medio del Espíritu Santo dice a la iglesia: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.” (Hechos 13:2). Y todos sabemos bien la historia que continuó después de tan importante momento, el evangelio fue llevado por todo el mundo conocido en aquél tiempo (Hechos 17:6; 24:5).

Dios sigue obrando y sigue llamando a personas a servirle. Dios ha levantado iglesias por muchos lugares estratégicos, no solamente para alcanzar a las personas de esos alrededores, sino para utilizar dicha iglesia como instrumento de la obra misionera. La tarea sigue pendiente, y la obra del Espíritu Santo de capacitar iglesias, preparar personas, llamarlas y enviarlas sigue vigente y con fuerza. Pero no todas las iglesias están atentas a la obra misionera, no todas las iglesias miran esa necesidad tal y cual es: ¡Un llamado URGENTE A PARTICIPAR!

El Señor tuvo que permitir una persecución en Jerusalén para poder avanzar con el evangelismo en los alrededores de Judea (Hechos 11:19). La iglesia en Antioquia estuvo más sensible a la necesidad y al llamado de Dios.

En nuestras iglesias deberíamos poner mayor atención tanto a la evangelización local como mundial. No podemos quedarnos estancados en un solo lugar, debemos levantar los ojos a todo el mundo.

Pero Dios no solamente va obrar en la iglesia, sino que también va a obrar en cada individuo personalmente para capacitarlo y guiarlo. Pablo, en un momento de su ministerio quería llevar el evangelio, y sin saber a dónde ir, pues veía cierto impedimento por parte del Espíritu Santo, esperó específicamente la guía de Dios para cumplir con esta tarea, y saliendo de Asia tuvo que ir a Europa (Hechos 16:6-10). Y al igual que en el caso de Hechos 11 y 13, Dios había estaba obrando en Asia (Hechos 16:1-5), pero era tiempo de continuar la obra; no era tiempo de detenerse y establecerse, era momento de continuar y expandirse.

¿Está su iglesia atenta a la actividad de Dios? ¿Estamos viendo al mundo como nuestro campo evangelístico global, o solamente los contornos de nuestra ciudad? ¿Está la iglesia viendo levantarse a los futuros misioneros, preparándolos para enviarlos con apoyo? ¿Está usted viendo la obra de Dios en su propia vida y lo que Él talvez quiera hacer con usted? ¿Está usted participando con oración, ofrenda y apoyo moral la evangelización del mundo? ¡ES TIEMPO DE MIRAR LA ACTIVIDAD DE DIOS Y UNIRNOS A ÉL! ¡No dejemos que el tiempo pase! ¡La tarea es ahora! ¡La oportunidad es ya! ¡La necesidad urgente!

 

«Dios, que mi iglesia, pero sobre todo yo, podamos ser partícipes de la obra misionera en forma activa, yendo y enviando»

 

Hechos 16:10

“Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir […], dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s