2017

En el museo | VIDA CRISTIANA

efesios-5-15-17-anexo

En el museo.

 

Efesios 5:15-17

Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”

Si alguna vez ha visitado un lugar histórico o un museo, sabe que hay ciertas condiciones que debe considerar antes de ingresar. Muchos de estos lugares tienen restricciones o normas que deben ser seguidas con cuidado. En varios de estos lugares existen puestos de ingresos con personas específicamente ubicados en la entrada que le dan instrucciones útiles para conducirse apropiadamente dentro de ese lugar.

Muchas veces estos lugares que visitamos tienen personas que están vigilando a lo largo de nuestro recorrido para evitar que las personas, a pesar de haber recibido las instrucciones, llegan a hacer lo que les pidieron que no lo hagan. Hay tanto cuidado que intimidan con las seguridades, pero todo lo hacen para preservar lo que se expone. Todos pueden contemplar lo que se encuentra en estos lugares, pero para cuidarlos todos debemos seguir las reglas. Hay que mirar bien “cómo andamos“.

Al entrar en un nuevo año siempre debemos iniciar siguiendo las instrucciones que Dios nos pone a través de Su Palabra. Estas guías nos ayudarán a cuidar de nuestras vidas durante el año entero. Seremos sabios si ponemos atención a Sus eternas instrucciones que cuidan de nosotros. No están puestas para limitarnos, sino para protegernos. A lo largo del año tal vez recibamos “algún recordatorio” de lo que debemos hacer y de lo que debemos evitar, al igual que los guardias de los lugares históricos, esos recordatorios del Señor son para preservar nuestro caminar y lo que está en frente nuestro.

El tiempo también es importante considerar. En varios lugares existen ciertas limitaciones de tiempo de visita. Los horarios y el tiempo de visita por persona son regulados para favorecer el apropiado funcionamiento. Nosotros también tenemos solamente 365 días en un año, 8.760 horas, y 525.600 minutos, usémoslos sabiamente para no desperdiciarlos y cumplir con el Plan de Dios.

Pero, sobre todo, entendamos muy bien las instrucciones de Dios y el plan que Él ha establecido para nuestra vida y así aprovechar del nuevo año presente y cumplir con “nuestro recorrido” en el “tiempo debido” aprovechando toda oportunidad y con un mínimo de errores o correcciones.

Dios tiene un plan perfecto para cada uno, este plan tiene tiempos para hacerlos, y si no lo cumplimos terminaríamos el año como si hubiéramos ido al museo y al salir de él darnos cuenta que no lo visitamos todo o que por tiempo mal usado tuvimos que recorrer ciertas áreas ligeramente. Eso siempre produce frustración, pues que esto no sea así en nuestra vida.

Miremos, pues, como vamos andar en este nuevo año sabiamente, aprovechando el tiempo y cumpliendo la voluntad de Dios.

 

«Padre, ayúdame a cumplir fielmente Tu plan para mí»

 

Romanos 12:2

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s