2017

Muchas gracias por ellos | Una mirada a las MISIONES

lucas-9-62-anexo

Muchas gracias por ellos.

 

Lucas 9:62

“Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.”

 

Era la época de navidad en una iglesia del este de los Estados Unidos, sus miembros estaban dispuestos a celebrar de gran manera el nacimiento del Salvador; pero esta iglesia amorosa no quería desaprovechar la oportunidad para ser de bendición a una familia de misioneros que se encontraban en una nación de acceso restringido y que no tenían recursos para celebrar la navidad con sus hijas.

La iglesia había decidido reunir una gran cantidad de ropa para todos los integrantes de la familia, pero sobre todo unos juguetes para las hijas de esta preciosa pareja misionera. Antes de enviar la encomienda oraron para que Dios permita llegar el encargo lo más pronto posible, puesto que la fecha se aproximaba y las complicaciones de envío podían retardar la entrega en esta compleja época del año. Dios milagrosamente obró para que el envío sea por un costo sumamente inferior al normalmente pagado por un pequeño contenedor, sin olvidar que la entrega se hizo en menos de tres días en el país de residencia de los misioneros, en un continente distante.

Nadie podía imaginarse cuan significativo llegaría a ser este hermoso gesto de los hermanos, y cuan grandiosa sería la bendición para esta fiel familia que había dejado todo por servir a Dios en un lugar donde celebrar navidad era complicado por varias razones.

Para muchos misioneros y siervos del Señor, el poder celebrar navidad de una manera acostumbrada es algo que talvez ya no lo podrán hacer como antes; ya sea por complicaciones culturales, religiosas, económicas, o de separación con sus seres queridos. Estos dignos héroes de la fe pagan un costo muy alto por poder cumplir con el llamado de Dios para llevar las buenas nuevas a lugares tan distantes y complicados.

Pablo, hablando del costo de seguir a Dios nos dice que “olvidando ciertamente lo que queda atrás” sigue adelante (Filipenses 3:13). En muchos casos los misioneros tienen que dejar atrás a sus familiares y amigos, sus posesiones, y vivir vidas limitadas en muchos sentidos para poder cumplir con el plan de Dios. Y no es que literalmente llegan a olvidar lo que queda atrás, sino que no permiten que ello les sea un obstáculo para servir a Dios.

Para estos misioneros que recibieron los regalos de la iglesia de Estados Unidos tuvieron una experiencia que difícilmente será olvidada.

Debemos dar gracias al Señor que todavía hay personas que dejando lo que queda atrás, sirven fielmente para poder llevar el mensaje, que curiosamente hace referencia también a la navidad. Jesucristo nació para traer salvación al hombre, y es increíble ver que personas no podrán celebrar fácilmente aquello que ellos proclaman con pasión, puesto no les es permitido o no tiene con quién ni cómo.

 

«Señor, gracias te damos por aquellos que dejando todo atrás te sirven apasionadamente llevando el mensaje de salvación a pesar del alto costo»

 

Hebreos 11:36-38

“Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; de los cuales el mundo no era digno…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s