2017

Razones suficientes | VIDA CRISTIANA

salmos-145-1-2-anexo

Razones suficientes.

 

Salmos 145:1-4

Te exaltaré, mi Dios, mi Rey, Y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.
Cada día te bendeciré, Y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.
Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable.
Generación a generación celebrará tus obras, Y anunciará tus poderosos hechos.”

Si alguna vez se ha preguntado cuantas razones podemos tener para alabar a Dios, pues David nos da varias poderosas razones en este precioso salmo para dar alabanza constante a nuestro amado Dios.

Podemos alabar a Dios por Su grandeza (v. 3). Dios nos solamente es grande en tamaño, sino en cada uno de sus atributos. No hay más dioses, y siendo el Único es también supremo en carácter y atributos, dignidad y majestuosidad.

Podemos alabar a Dios por Sus poderosos hechos (v. 4, 6). Todo lo que hace Dios es con un poder que va más allá de nuestro entendimiento. Desde la creación, hasta la salvación, todo ha sido hecho con Su inmenso poder.

Podemos alabar a Dios por Su gloria y majestuosidad (v. 5). Su gloria no puede ser revelada por completa al hombre, porque no lo resistiría; pero a pesar de que Su gloria ha sido velada para el hombre, el reflejo que se ha logrado ser percibido manifiesta la grandeza de lo majestuosa que es tal hermosa gloria. Cuando Jesucristo se transfiguró ante Pedro, Juan y Jacob, se pudo ver un pequeño reflejo de Su gloria, y en Su Reino Milenial veremos más de ella, Su gloria.

Podemos alabar a Dios por Su bondad y misericordia (v. 7a, 8, 9a, y 17b). El inmenso amor de Dios ha sido un instrumento por medio del cual ha bendecido al hombre diariamente. Desde la vida misma, la voluntad que nos ha dado, hasta su protección y provisión diaria son manifestaciones de ese inmenso amor. El sacrificio de Cristo en la cruz es la manifestación excelsa del amor de Dios al hombre.

Podemos alabar a Dios por Su justicia y rectitud (v. 7b, 17a). Todo lo que Dios hace es justo, no hay ni siquiera sombra de injusticia en Él. Su santidad y rectitud están registradas en cada una de Sus obras, por ello podemos confiar en que todo lo que hace es bueno y justo.

Podemos alabar a Dios por Su cuidado (v. 14-16, 18 y 19). Debido a su bondad, Dios siempre está cuidando de nosotros, está siempre a nuestro lado y escucha nuestras peticiones y obra a favor de ellas cuando sea necesario. Dios como buen Pastor, vela por sus ovejas; y como Padre, protege a sus hijos.

Podemos alabar a Dios por Su glorioso reino (v. 11-13, 20 y 21). Dios ha sido Rey y será Rey desde la eternidad y por toda la eternidad. Alabar a Dios como Rey es reconocer Su señorío y soberanía; pero también es alabarlo porque siendo Rey, se hizo Siervo que vino a salvar la vida de Sus amigos. Todos los que le hemos reconocido como Salvador a Jesús tendremos la inmensa bendición de poderlo alabarlo en el futuro Reino Milenial y por todo el resto de la eternidad.

Razones suficientes siempre habrá para alabar, exaltar y bendecir el poderoso Nombre de Dios. Nuestro Dios y Rey es “digno de suprema alabanza” de “generación a generación”.

 

Salmos 145:21

La alabanza de Jehová proclamará mi boca; Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s