El tormento de los demonios

(Haga clic en la imagen para ver la lección en video)

Marcos 5:1-13

“Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas. Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar. Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él. Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron.”

  1. Los demonios son seres moralmente inmundos, llenos de pecaminosidad o maldad.
  2. Otorgan una fuerza sobrenatural al cuerpo de las personas que son poseídas.
  3. Pueden alterar emocional y sicológicamente a quienes ellos controlan.
  4. Son seres que no se someten por voluntad propia a Dios. Su temor no es reverente, es un temor en rebeldía. (Comp. Stg 2:19).
  5. Pueden obrar individualmente o en grupo (Legión= grupo de soldados romanos formado entre 4 a 6 mil hombres).
  6. El destino final de los demonios es el tormento eterno (Mt. 25:41; Ap. 12:9)

La existencia de los demonios es tan real, como la existencia de los mismos ángeles santos. Los demonios son ángeles impuros que perdieron su santidad cuando se alinearon con el deseo de satanás de rebelarse contra Dios, pero que están esperando el juicio de Dios para ser enviados al lugar de tormento. (Jud. 1:6; 2 P. 2:4)

Tanto los ángeles santos como los impuros son seres que poseen inteligencia (1 P 1:12), sensibilidad (Lc 15:10) y voluntad (Jud 1:6). La diferencia es que los demonios utilizan todo ello para hacer mal.

El destino final de satanás y los demonios es el infierno (Mt. 25:41), y ahí pagarán con tormento eterno su pecado. Ellos no gobernarán ese lugar, al contrario, ellos no tendrán control sobre nada, pero si pagaran el castigo su pecado.

#Jesús #Demonios #Angeles #Pecado #Temor #Tormento #Castigo #Infierno #Satanás #Condenación #Sometimiento #Autoridad



“La maldad del pecado tiene que ser pagada, y aún los demonios sufrirán el tormento del castigo eterno.”

Ministerio UMCD

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: