¿Es asombroso, verdad? ¡Ha resucitado!

Haga clic en la imagen de arriba para que pueda mirar la lección en video

Marcos 16:1-8

“Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol. Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande. Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron. Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron. Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo. Y ellas se fueron huyendo del sepulcro, porque les había tomado temblor y espanto; ni decían nada a nadie, porque tenían miedo.”

  1. María Magdalena y las demás mujeres no se habían equivocado de lugar, pues ellas mismas vieron dónde había sido sepultado Jesús días atrás. (Mr 15:47; Lc. 23:55)
  2. Ellas querían honrar el cuerpo de Jesús, porque en el apuro de los acontecimientos en el día de la muerte, la sepultura de Cristo no fue hecha debidamente, y querían preparar el cuerpo apropiadamente.
  3. “Siendo aún oscuro” (Jn 20:1) llegaron al sepulcro y hallaron la piedra de la entrada movida y el lugar vacío con el sudario sobre donde habían puesto al cuerpo.
  4. El ángel que estaba esperándoles dentro les dice: “No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí…” (Mr. 16:6).
  5. Sí, había resucitado el Señor, y ellas todavía no lo podían creer… el mismo ángel les da la tarea de que den testimonio de Su resurrección a los demás.


La resurrección de Cristo, como lo expresa Francisco Lacueva en uno de sus escritos, puede considerarse tanto como un hecho histórico, una prueba apologética, y un elemento teológico.

Es un hecho histórico, porque Cristo se levantó de entre los muertos, y lo atestiguaron muchos en esos días (1 Co. 15:4-9). Es una prueba apologética, porque es la manifestación de Su Deidad (Ro. 1:4), y la prueba de que ningún otro líder lo ha hecho; dando así por hecho que solo hay un Dios verdadero y una sola religión basada en la verdad de las Escrituras. Y es un elemento teológico, porque la resurrección nos trae justificación (Ro. 4:25; 10:9, 10)

La resurrección nos trae esperanza, de que, así como Él se levantó de los muertos, nosotros seremos resucitados para vida eterna (Jn. 5:29; 11:25).

La muerte de Jesús no hubiera completado su propósito sin la resurrección. Así como la moneda tiene 2 caras para estar completa, las buenas nuevas basan la esperanza de salvación en la muerte y resurrección. Y así como el ángel envió a dar testimonio de la resurrección a las mujeres, nosotros somos enviados hablar del evangelio de Cristo, de Su muerte y resurrección, tal cual lo dice las Escrituras (1 Co. 15:1-4)



«La resurrección de Jesús nos habla de Su deidad y poder, y nos alienta a mirar con fe nuestra esperanza de que nuestro cuerpo también se levantará de la corrupción de la muerte y del pecado para ser glorificado»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcast

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: