Cuatro consejos para la inversión de nuestro dinero

Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Una vez un hombre rico fue a ver a un rabino buscando ayuda. El rabino le llevó a una ventana y le preguntó: – ¿Qué es lo que ve? – A la gente – Fue la respuesta. Después le llevó a un espejo y le volvió a preguntar: – ¿Qué ve ahora? – Me veo a mí mismo – Contestó el hombre. – El vidrio de la ventana y el espejo están hechos de cristal – dijo el rabino-, pero el del espejo tiene un algo plateado, y en cuanto a la vida se le agrega un poco de plata dejamos de ver a los demás y solo nos vemos a nosotros mismos. (Martínez & Martin’Z, 1996, pp. 226) 

Esta es una verdad latente en los seres humanos, pero la obra de Dios es suficiente para transformar nuestro corazón y darnos una perspectiva eterna en todo lo que hacemos y especialmente en el manejo de nuestras finanzas. 

Un millonario llamado Zaqueo aprendió esta lección y luego de dedicar su vida a Jesús no volvió a ser el mismo, su historia y las decisiones que tomó aquella noche en la que conoció al Señor se nos narran en Lucas 19:8

“Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.” 


Estas palabras de Zaqueo comprueban el cambio en su vida y nos dan cuatro enseñanzas muy valiosas que necesitamos considerar para administrar nuestro dinero con sabiduría e inteligencia, estas son: 

  1. Podemos convertir al dinero en el dios de nuestras vidas. 

Todo lo que gobierna nuestro corazón es nuestro dios y eso define lo que hacemos y cómo nos relacionamos con las personas. 

Zaqueo al ser un recaudador de impuestos, decidió sacrificar su relación con Dios debido a que por su cargo él no gozaba libremente de todos los beneficios judíos para llevar a cabo su adoración, y también estuvo dispuesto a perder sus relaciones con otras personas; algo que no le importó porque lo más importante para él era el dinero. 

  1. Amar a Dios por encima de todo es el principio número uno para hacer buenas inversiones. 

En el caso de Zaqueo fue necesario que la salvación de Dios alumbrara su corazón para que tuviera un enfoque eterno en la administración de sus recursos. 

El gran rey Salomón es un buen ejemplo de esto, recordemos que cuando David lo proclamó como Rey de Israel, él era muy joven y una noche Dios se le apareció y le dijo “pídeme lo que quieras”, y como Salomón amaba a Dios y quería obedecerlo y agradarlo, él le pidió sabiduría para dirigir su pueblo, así que a Dios le agradó tanto su petición que además de darle sabiduría le dio riquezas, gloria (1 R. 3:3-15), y su reino gozó de paz y gran prosperidad. 

  1. Debemos ir tras ganancias honestas. 

Necesitamos trabajar con honestidad y responsabilidad, contentarnos con lo que Dios nos provee por medio de nuestro trabajo, aprovechar las oportunidades y mantener un equilibrio en nuestras vidas; por cierto, para Dios el orden de nuestras prioridades es: Él en primer lugar, luego nuestra familia y luego nuestro trabajo. 

Por último, ser conscientes de que… 

  1. Existe un “banco espiritual”. 

Dios quiere que seamos generosos así como Él es generoso con nosotros. Todos somos testigos de su generosidad cada día cuando vemos su mano proveedora en muchas áreas de nuestras vidas. Así como Él entregó lo más valioso que tenía por nuestra salvación, nosotros también necesitamos ser generosos con aquellas personas que lo necesitan, entendiendo que al hacerlo estamos prestando al Señor (Pr. 19.17), e invirtiendo en el “banco espiritual” del Reino de Dios. 

Lo bueno es que Dios no mide nuestras inversiones en Su reino como lo hace el sistema financiero del mundo, Él las mide por el corazón con el que las hacemos, por el amor que nos mueve a hacerlo y no por lo cantidad que damos (Lc. 21.1-4). 

Así que no importa la cantidad que demos en el “banco espiritual”, lo que importa es que lo hagamos con amor, sabiendo que haciéndolo estamos agradando al Señor y cumpliendo el plan que Él ha dispuesto para nosotros. 

Referencias 

Martinez, J. L., & Martin’Z, J. L. (1996). 503 Ilustraciones Escogidas: Ilustraciones Escojidas. Colombia. 


«Lo que hagamos con nuestro dinero habla mucho de nuestra fe» –

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: