Una fe intrépida

Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Josué 2:3-13

“Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra. Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido; y dijo: Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran. Y cuando se iba a cerrar la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé a dónde han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis. Mas ella los había hecho subir al terrado, y los había escondido entre los manojos de lino que tenía puestos en el terrado. Y los hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los vados; y la puerta fue cerrada después que salieron los perseguidores. Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo: Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte.”

¿Alguna vez tomó alguna acción que le llevó a actuar de una manera valiente e inesperada? ¿Cuál fue la motivación que le hizo actuar de esta manera y cuál fue el resultado de ello?

Se define a la intrepidez como una actitud o acción poco reflexiva y muy valiente que le hace actuar a una persona ante un peligro. El es arrojo o el esfuerzo para hacer algo descabellado. En la vida pocas veces actuamos así, y esto es menos frecuente para aquellos que les gusta tomar decisiones reflexionando, analizando y haciendo un calculo apropiado de si es debido o no.

En muchas ocasiones esa intrepidez se manifiesta cuando la acción que se va a tomar desea lograr un bien: Una persona rescatando a un perro en la calle ante el peligro de un auto, alguien lanzándose al agua para rescatar al otro que se está ahogando, etc. Otras veces son solamente acciones repentinas motivadas por la aventura y más. En esos momentos no analizamos correctamente, solamente actuamos.


Sin el ánimo de justificar por completo el hecho que Rahab haya mentido al decir que los dos espías habían ya salido de la ciudad (v. 4-5), lo que vemos en ella es un acto de valor motivado por una fe que le hizo actuar con intrepidez.

El conocimiento de un Dios todopoderoso le hizo a ella a tomar una decisión descabellada, aún en riesgo de ser encontrada engañando al rey de Jericó al ocultar a los dos espías y mintiendo a los mensajeros; Rahab lo hizo porque miraba que el Dios de Israel había hecho maravillas al secar las aguas del Mar Rojo y haber destruido a los enemigos de Israel al otro lado del Jordán (v. 10). Ella sabía que todo el pueblo en Jericó estaba aterrado ante las obras de Dios, pero eso no hizo que ella huya del Todopoderoso, sino que la hizo buscar refugio en Quien solamente podía librarla a ella y a su familia, en “Jehová”, Dios de Israel (v. 11-13).

En su acto osado busca la misericordia y pide que sea salvada del peligro que ella sabía venía en contra de Jericó, a lo cual los espías, agradecidos por la misericordia, valentía y fe de Rahab, prometieron librarla de la muerte y salvar a toda la familia (v. 14).

Rahab es reconocida por su intrépida fe en los libros del Nuevo Testamento (Stg. 2:25), le llevó a ser digna de ser parte de la genealogía del Señor Jesús (Mt. 1:5), y su nombre consta en el pasaje de los héroes de la fe en el Libro de Hebreos (He. 11:31).

No deseamos alentar a que una persona mienta porque dice tener fe en Dios, pues debemos recordar que Rahab aún era pagana cuando actuó, pero al entrar en el pueblo de Dios de seguro llegó a conocer la Ley de Moisés y saber que la mentira es pecado (Éx. 23:7; Lv. 19:11). Pero lo que sí aprendemos de ella es ese valor para enfrentar el peligro confiando y temiendo a Dios y no a los hombres.

¿Qué acción osada ha hecho usted por Dios? ¿Cuánto podría confiar en Dios en medio del peligro?


«Una fe verdadera nos hace actuar con confianza aún a pesar del reto o el peligro»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Un comentario en “Una fe intrépida

  1. Pingback: Una fe que salva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: