¿Estoy en lo correcto creyendo en Jesús?

Mira el video de esta lección

Desde los inicios de la historia humana ha existido la lucha entre lo verdadero y lo falso. Adán y Eva tuvieron que enfrentarse a ello, discerniendo entre las palabras de Dios y las de Satanás, lamentablemente para la raza humana, se equivocaron y consideraron correcto lo que era falso. 

Como ellos, todos nosotros también luchamos con discernir entre la verdad y el error, por eso, cuando Jesús se encarnó y llevó a cabo su ministerio, aprovechó la petición humilde de sanidad de un paralítico, para dejar muy en claro, quién era Él. 

Una parte de la historia es esta: 

Marcos 2:8-11 

“Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.” 


Momentos antes, Jesús le había dicho al Paralítico que sus pecados habían sido perdonados, razón por la cual los escribas y fariseos que estaban presenciando ese momento, se preguntaron: ¿Con qué autoridad Jesús se tomaba la atribución de perdonar pecados si solo Dios podía hacerlo? 

Una pregunta que inicialmente es válida, porque, efectivamente solo Dios puede perdonar pecados (Is. 43.25Dn. 9.9). 

Así que parecía una blasfemia que un hombre se atribuyera el perdón de pecados, insultando el carácter santo de Dios y lo sagrado de su Palabra (Demarest. 2005). 

Pero, aunque el raciocinio de estos hombres sonaba adecuado y religioso, ellos estaban ignorando algo muy importante; que era justo lo que Jesús quería demostrar por medio de este milagro, que: ÉL ES DIOS. 

Ellos no estaban frente a un hombre común y corriente, frente a un pecador que, al atribuirse esta autoridad, estuviera blasfemando, ¡no! … Estaban delante de Aquel que tiene autoridad sobre los cielos y la tierra, sobre los mares y los vientos, el que resucita muertos y el que con su misma muerte y resurrección llegaría a vencer a la muerte misma. Ellos estaban ignorando a propósito el testimonio de Juan el bautista y el que se escuchó el día que Jesús fue bautizado, cuando una voz del cielo dijo: “Tu eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.” (Mr. 1.11

Así que, para responder a las acusaciones mentales de los escribas, Jesús obró el milagro de sanidad en el paralítico, para que por medio de este milagro se confirmara su autoridad y naturaleza divina, porque ¿quién puede hacer que un paralítico ande? O ¿Quién puede hacer algo que vaya en contra del orden de la naturaleza? ¡Solo Dios! 

Este hecho probó su autoridad y sus credenciales, su llamado y su derecho a ser nuestro Señor y Salvador. 

Ahora, ¿Cómo podemos responder ante esta verdad? 

De dos formas: 

  • La primera es como lo hicieron los escribas y fariseos: rechazándola, negándose a creer en Jesús y asegurándose la condenación eterna. 
  • Y la segunda, es como lo hizo el paralítico, que creyó en la autoridad de Jesús y por eso con humildad se acercó a Él, pidiéndole que le salvara. 

¿Cuál camino vamos a tomar? 

Pues, ojalá sea el camino que conduce a Jesús, porque su Nombre, su naturaleza, su poder, su autoridad y su amor, nos garantizan que nuestra vida y fe están firmes en su persona. 

Jesús no es como uno de esos profetas falsos que promete lo que no puede cumplir. Jesús es Dios y un día se doblará toda rodilla delante de Él en los cielos y la tierra (Fil. 2:10)

Así que, confiemos en Él, no nos avergoncemos de Él, no despreciemos su Palabra, porque Jesús es el ancla de nuestra alma, y nos promete una esperanza segura y firme. 

Referencias 

Demarest, B. (2005). BLASFEMIA. En S. B. Ferguson, D. F. Wright, & J. I. Packer (Eds.), H. Duffer (Trad.), Nuevo diccionario de Teología (Cuarta edición). El Paso, TX: Casa Bautista de Publicaciones. 

«Jesús es el ancla de nuestra alma, y nos promete una esperanza segura y firme»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: