Con perspectiva divina (II)

Miremos nuestra vida como Dios la ve, miremos nuestra obediencia como Dios la ve, miremos el propósito para nuestra vida como Dios lo ve; y sólo allí caminaremos debidamente en esta vida hasta que lleguemos a Su presencia.

Con perspectiva divina (I)

Para poder entender y obedecer a Dios, necesitamos entender Su perspectiva; solamente así podremos obedecer con buena voluntad comprendiendo el propósito de lo pedido por Él.