Un rayo de SABIDURÍA

El sabio y las riquezas | Un rayo de SABIDURÍA

Proverbios 23.1 y 4

Proverbios 23:1-8

“Cuando te sientes a comer con algún señor,
Considera bien lo que está delante de ti,
Y pon cuchillo a tu garganta,
Si tienes gran apetito
.
No codicies sus manjares delicados,
Porque es pan engañoso.
No te afanes por hacerte rico;
Sé prudente, y desiste.
¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?
Porque se harán alas
Como alas de águila, y volarán al cielo.
No comas pan con el avaro,
Ni codicies sus manjares;
Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.
Come y bebe, te dirá;
Mas su corazón no está contigo.
Vomitarás la parte que comiste,
Y perderás tus suaves palabras.”

 

Los ojos son uno de los órganos del hombre que le brinda al cuerpo el sentido de la vista. Éstos nos permiten contemplar nuestro entorno ayudándonos a relacionar en dónde estamos, cómo son las cosas, poder saber por dónde caminamos, etc. Pero en medio de todos los beneficios que nos traen, tenemos que estos dos pequeños órganos son también el medio por el cual podemos pecar.

Si bien los ojos en sí no tienen mal, es a través de la información que registramos por medio de los ojos lo que le llevan a la persona a pecar. John MacArthur nos dice que ‘Satanás usa los ojos como avenida estratégica para incitar deseos erróneos. La tentación que Satanás presentó a Eva consistió en atraerla a algo bello en apariencia, pero el resultado fue la muerte espiritual.’ (Génesis 3:6; 1 Juan 2:16).

El pasaje de hoy no está haciendo referencia directamente a la comida que es ofrecida por el hombre rico, sino al dinero. Nos dice que las riquezas son como “manjares delicados” en la mesa que nos pone el rico y que son puestos delante de nosotros para seducirnos y atraernos al dinero.

Es por ello que nos pide que seamos prudente y no dejemos que la seducción nos atraiga la codicia, y si es necesario, nos pide que pongamos un “cuchillo” en la garganta para detener nuestra ‘hambre de riquezas’.

Muchos podemos ser seducidos por las riquezas. El ofrecimiento que nos presentan muchas veces en negocios muy enriquecedores o en trabajos aparentemente sencillos y con una alta remuneración pueden ser engañosos. La persona prudente se detiene a considerar “bien lo que está delante” de él, y si es necesario, desiste de la idea ofrecida antes de tomar un paso más adelante. Jesucristo, hablando del pecado, expresa con una analogía similar diciendo que, si nuestro ojo nos hace pecar, sería mejor sacarlo y echarlo fuera de nuestro cuerpo, antes que pecar por medio de él (Mateo 5:29).

De igual forma, el autor de Proverbios nos dice que estar viendo la actitud egoísta del avaro, quien por su mezquindad ha acumulado riquezas, no es algo digno de aprender un desear. La Biblia nos habla a ser generosos con los demás.

Las riquezas pueden ser una fuerte atracción pecaminosa para las personas, y son los ojos los órganos que nos seducen a esa atracción fatal. Una persona sabia, aprende a discernir la manera como contempla a las riquezas y la manera como ésta le puede alejar de Dios y encaminarlo hacia el mal.

Cuando enfrente “suculentas oportunidades de riquezas”, o cuando comparta por un momento la manera como una persona rica vive, considérese primero, y trate de ver cómo está siendo atraído hacia el dinero, puede ser mejor que deba poner cuchillo a su garganta o quitar el ojo de su cuerpo.

 

«Señor, ayúdame a mirar mi codicia o mi avaricia, y a apartarme de ellas»

 

1 Timoteo 6:10

porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s