Dios puede darnos “reposo”

Mira el video de la lección
Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Josué 21:43-45

“De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y Jehová les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente, porque Jehová entregó en sus manos a todos sus enemigos. No faltó palabra de todas las buenas promesas que Jehová había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió.”

Todos anhelamos esos días de descanso, paz, sosiego y buen tiempo. Por ejemplo, algunos tienen la idea de reposo cuando piensan en una playa paradisiaca, otros tienen la idea de unas montañas grandes en una cabaña alejada de todo, habrán otros que piensan que un día de reposo es un lago grande y pescando en él, y etc. Todos queremos descanso, reposo.

Pero el descanso es más anhelado cuando se tienen problemas, dificultades, tribulaciones que nos afligen, y más aún cuando han sido períodos prolongados de angustias, ahí deseamos ese ansiado reposo.

En la Biblia se menciona al reposo como el momento o lugar de descanso, pero sobre todo lugar, cuando se trata del pueblo de Dios. El Señor le había ofrecido reposo al pueblo de Israel al momento en que ellos lleguen y se posesionen de la tierra que le había prometido a Abraham, no solo era el lugar donde fluye leche y miel, sino que sería el lugar donde se asentarían y vivirían en prosperidad y paz mientras ellos servían al Señor. Pero para alcanzarlo primero tenían que llegar a ese lugar y de ahí conquistarlo.

Es interesante que, desde Deuteronomio, se utiliza la palabra “reposo” para hacer referencia al lugar que Dios estaba por dar a Israel a ambos lados del Jordán (Dt. 3:20). Pero este lugar no solo era un espacio nada más, en el se establecerían con todas las provisiones de Dios y con la seguridad de que podrían habitar seguros y en paz de sus enemigos (Dt. 12:10).


Y ahora, después de toda la etapa de conquista, Dios estaba dándoles el “reposo… conforme a todo lo que había jurado a sus padres” (v. 44). Cinco veces Josué utiliza esta palabra para hacer referencia a la condición que este lugar brindaría después de conquistarlo todo (Jos. 1:13, 15; 21:44; 22:4; 23:1), y Dios ahora se los estaba entregando.

Cuatrocientos años habían pasado desde la promesa a Abraham, un poco más de cuarenta años desde que salieron de Egipto, cerca de cinco años enfrentando batallas para conquistarlo, y ahora estaban recibiendo oficialmente lo prometido por Dios.

No solo vemos la fidelidad de Dios en este pasaje, sino que aprendemos que para lograr algo, el creyente debe aprender a creerlo, esperarlo, buscarlo, seguirle a Él y conquistarlo. Todo inicia con una promesa de Dios, después el creyente debe esperar hasta que Dios dé el tiempo de salir a buscarlo, y de ahí depende de uno alcanzar las promesas de Dios en nuestra búsqueda, en escuchar Su voluntad y seguirle, y al final de todo conquistarlo.

Todo inició con la fe, la fe de un hombre de 75 años que creyó que Dios le daría la fuerza para tener un hijo y que le permitiría crecer para recibir la tierra prometida, pero el trayecto entre el día que lo creyó hasta el día que sus hijos lo conquistaron estuvieron marcados de muchos episodios de dificultades, pruebas, desobediencias, batallas y conflictos, pero al final lo lograron.

De la misma manera, cuando Dios quiere hacer algo en nuestra vida, debemos estar atento a lo que Él tiene que decirnos, confiar en Su palabra, aferrándonos a Su promesa, esperar en Su tiempo, y salir en pos de lo ofrecido y conquistarlo con la ayuda de Él… Es Dios quien lo prometió, y fue Dios quien lo entregará: “De esta manera dio Jehová a Israel toda la tierra que había jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella.” (v. 43)


«Nunca dude de las promesas de Dios, pues si sigue Su plan, Él le otorgará lo que le ha ofrecido»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: