¿Cómo debo tratar el error involuntario?

Mira el video de la lección
Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Josué 20:1-6

“Habló Jehová a Josué, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Señalaos las ciudades de refugio, de las cuales yo os hablé por medio de Moisés, para que se acoja allí el homicida que matare a alguno por accidente y no a sabiendas; y os servirán de refugio contra el vengador de la sangre. Y el que se acogiere a alguna de aquellas ciudades, se presentará a la puerta de la ciudad, y expondrá sus razones en oídos de los ancianos de aquella ciudad; y ellos le recibirán consigo dentro de la ciudad, y le darán lugar para que habite con ellos. Si el vengador de la sangre le siguiere, no entregarán en su mano al homicida, por cuanto hirió a su prójimo por accidente, y no tuvo con él ninguna enemistad antes. Y quedará en aquella ciudad hasta que comparezca en juicio delante de la congregación, y hasta la muerte del que fuere sumo sacerdote en aquel tiempo; entonces el homicida podrá volver a su ciudad y a su casa y a la ciudad de donde huyó.”

¿Cómo reacciona usted ante el error involuntario de otra persona? Aunque no debería ser así, pero muchos de nosotros reaccionamos con severa indignación cuando una persona nos hay ofendido o afectado de manera involuntaria. La ira es una de las respuestas más rápidas y descontroladas que tenemos, llevándonos a actuar inapropiadamente.

¿Le ha pasado que mientras viajaba en un medio de transporte público masivo, sea este un autobús, un avión o un tren, alguien realiza un movimiento involuntario llegando a golpear a alguien, y ha podido ver la respuesta de la persona golpeada? ¿O tal vez viajando en su automóvil mira el accidente mientras espera el cambio de luz en un semáforo y alguien por descuido no redujo la velocidad a tiempo llegando a impactar el auto frente a él? Vaya que muchas veces se observan reacciones muy drásticas, ofensivas y a veces descontroladas de las personas.

¿Cómo debemos responder ante esos momentos? ¿Cuál debería ser nuestra reacción si nosotros somos quienes recibimos la ofensa? La Biblia nos enseña que debemos tener misericordia y gracia.


Desde el tiempo de Moisés (v. 2; Comp. Nm. 35:6-32; Dt. 19:1-13), Dios había dado órdenes al pueblo para que estableciesen “ciudades de refugio” para que en ellas se pueda resguardar alguno que accidentalmente haya cometido alguna acción involuntaria y que haya ocasionado la muerte a otro a causa de ello. El propósito era perdonar, proteger y evitar un acto injusto por parte de los familiares de quienes sufrieron la pérdida de un ser amado.

Estas ciudades de refugio eran las mismas donde habitarían los hijos de Levi (Nm. 35:6-9), quienes serían los jueces del pueblo para escuchar al que desea asilo, y si el caso era probado, se le otorgaba la protección para que nadie pueda vengar la sangre del fallecido, y así evitar un acto injusto, ya que en ese tiempo era permitido dar muerte al que cometía asesinato (Éx. 21:23-25).

Mediante esa acción se mostraba misericordia porque se le perdonaba su error, pero al mismo tiempo se le mostraba gracia porque se lo recibía dentro de la ciudad y se le brindaba refugio y sustento hasta un determinado tiempo, y de ahí podía volver a su casa y familia.

Con esta enseñanza aprendemos que debemos tratar con paciencia, dominio propio, misericordia, gracia y perdón ante aquellos que ciertamente nos ofenden involuntariamente. Y si bien Dios nos enseña a perdonar a todos quienes nos ofenden (Mt. 5:38-46), en el caso de un acto involuntario, estas medidas son más necesarias, porque si no llegamos a controlarnos, podemos actuar injustamente queriendo que paguen por algo que no debería ser castigado con severidad, sino con entendimiento y ánimo pronto de perdón y reconciliación.

La próxima vez que quiera responder, primero pida a Dios que le ayude a controlarse, pida sabiduría y discernimiento para actuar, y siempre vaya con el deseo de perdonar y evitar que lo sucedido vaya a generar más acciones violentas o malignas; seamos como Dios es (Mt. 5:48).


«Una acto piadoso y sabio es responder con misericordia y gracia ante una ofensa involuntaria, entendiendo que no hubo malicia intencional detrás de la falta»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: