Trabajando sin desmayar

Trabajando sin desmayar.   2 Crónicas 15:7, 8 “Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra. Cuando oyó Asa las palabras y la profecía del profeta Azarías hijo de Obed, cobró ánimo…”   En la obra del Señor los desalientos y el cansancio en las batallas pueden venir muySigue leyendo “Trabajando sin desmayar”