Evangelismo

No hubo tiempo para más | VIDA CRISTIANA

Lucas 23.42-43 (2)

Lucas 23:39-43

“Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación? Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. Y dijo a Jesús: ACUÉRDATE DE MÍ CUANDO VENGAS EN TU REINO. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que HOY ESTARÁS CONMIGO en el paraíso.”

No hubo tiempo de ir a la Iglesia; no tuvo tiempo de ser bautizado y discipulado; tampoco pudo asistir a una escuela de preparación bíblica académica; no se había acercado al pastor a preguntarle en que área de la iglesia podría él servir; no pudo hablar a su familia y amigos de Cristo; y menos pudo ayudar al prójimo o cumplir con alguna buena obra; pero a pesar de que no hubo tiempo para nada más, Jesucristo le ofreció que estaría ese mismo día con Él por toda la eternidad.

Muchas religiones y pensamientos humanos podrán decir qué para que una persona pueda “pasar a una mejor vida” debe, por medio de actos buenos y piadosos, construir su propio camino al cielo. Pero la salvación, como bíblicamente se conoce a la única oportunidad de librarse de la condenación eterna, NO se puede conseguir POR MEDIO DE LAS OBRAS que podamos hacer (Gálatas 2:16; Gálatas 3:10; Efesios 2:9; Tito 3:5).

La salvación solamente se la puede obtener por medio de la FE, creyendo que es un regalo que viene por GRACIA, que Dios lo otorga cuando uno lo PIDE. La salvación debe ser basada en la obra que Cristo ya hizo por nosotros, y NO POR OBRAS que nosotros podamos hacer.

FE en lo que Cristo hizo por nosotros: “la justicia de Dios POR MEDIO DE LA FE EN JESUCRISTO, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia” (Romanos 3:22)

GRACIA es el carácter de Dios por el que nos da lo que no merecemos: “Dios los salvó POR SU GRACIA cuando creyeron. USTEDES NO TIENEN NINGÚN MÉRITO en eso; ES UN REGALO DE DIOS.” (Efesios 2:8 NTV)

PEDIR con fe por medio de Cristo, sabiendo que Dios quiere y puede salvarnos: “porque todo aquel que INVOCARE EL NOMBRE DEL SEÑOR, SERÁ SALVO.” (Romanos 10:13)

El malhechor arrepentido mira su condición, sabiendo que no tenía más tiempo para enmendar su vida, y mirando con fe a Cristo le pide: “ACUÉRDATE DE MÍ CUANDO VENGAS EN TU REINO”. El Señor Jesucristo, en ese mismo momento vio la fe de este hombre que miraba en Él como su única esperanza. Jesús estaba ahí en la Cruz por él también, pagando por sus pecados, y los míos. Con confianza y autoridad, el Hijo de Dios le promete lo que le fue pedido, y con amor y profunda compasión le otorga como regalo inmerecido la salvación: “De cierto te digo que HOY ESTARÁS CONMIGO en el paraíso”.

La religión y una vida llena de buenas obras no pueden salvar al hombre. Así como el malhechor, todos nosotros necesitamos tener fe, sabiendo que Dios nos otorga algo que no merecemos cuando creemos en lo que Cristo hizo en la Cruz. Uno pide con fe, y Dios con autoridad y gracia nos otorga libremente la salvación. ¿Ya ha pedido a Jesús que lo salve de la condenación?

«Jesucristo, por Tu gracia y por mi fe en Ti, es que obtengo salvación»

Hechos 16:31

“… Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo…”

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s