2016

El gran mañana sólo con Él | VIDA CRISTIANA

salmos-16-1-2-anexo

El gran mañana sólo con Él.

 

Salmos 16:1, 2

Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado.
Oh alma mía, dijiste a Jehová:
Tú eres mi Señor;
No hay para mí bien fuera de ti.

 

Cada año nuevo llega con nuevos retos, nuevas oportunidades, nuevos inciertos, un nuevo futuro. Siempre tendremos la oportunidad de iniciar otra vez, si es que el año que termina no fue tan bueno como esperábamos. Puede ser que el año fue bueno y lleno de bendiciones y deseamos que continúe igual, o si es posible, mejor. Como sea, el “mañana” que trae el nuevo año, dado al cambio del calendario occidental, nos otorga siempre un nuevo inicio.

Como siempre deseamos lo mejor para nosotros apelamos a muchas costumbres o ritos para conseguir el tan anhelado “gran mañana”, mismo que si es posible conseguirlo, pero tal “gran mañana” solamente se lo encuentra junto a Dios.

David, el gran salmista de Dios, nos trae por medio de su canto un cuadro hermoso de cómo podría ser nuestro nuevo año si estamos junto a Dios.

Protección general de nuestras vidas: Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado. […] Porque está a mi diestra, no seré conmovido” (v. 1 y 8). David sabía que no existía mejor lugar donde refugiarse que en la misma presencia del Todopoderoso Protector, es por ello que ahí ponía su confianza.

Bienestar general de nuestras vidas: “No hay para mí bien fuera de ti” (v. 2). Todo bien, todo don perfecto, todo gran regalo, solamente proviene y es dado por Dios. Nada hay que no haya llegado a nuestras vidas, sino es otorgado por nuestro bondadoso Padre Celestial. Sobre todo, una vida buena siempre estará presente ante Su presencia.

Prosperidad general de nuestras vidas: “Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; […] Y es hermosa la heredad que me ha tocado” (v. 5 y 6). Dios siempre estará dispuesto a proveer para nuestras necesidades y darnos más allá de lo esperado.

Guía general de nuestras vidas: “Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia” (v. 7). El Señor siempre está dispuesto a guiarnos a tomar las mejores decisiones en nuestras vidas. Su guía siempre será el resultado de Su sabiduría, amor, santidad y soberanía; todo lo que Dios nos muestre será para llevarnos a un mejor futuro, nunca para peor.

Futuro maravilloso de nuestras vidas, terrenal y eterno: “Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente; Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre” (v. 9-11). David sabía que toda su vida, presente y eterna depende de Dios. No hay nada que el hombre pueda hacer sin el Señor, especialmente cuando se trata del alma del hombre. Solamente Dios puede bendecir nuestra vida terrenal de grandes cosas, y solamente Dios nos puede otorgar la vida eterna, y ésta última, por medio de la fe en Su Hijo Jesucristo.

En todo sentido hay una “gran mañana” junto a Dios. ¿Está dispuesto a enfrentar este nuevo inicio junto al Señor? Busquémoslo de todo corazón, verá que no hay nada de lo que se pueda lamentar.

 

«Guárdame en éste nuevo inicio Señor, “porque en ti he confiado. No hay para mí bien fuera de ti.”»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s