2017

Principios para el Líder XII – LÍDER DE FAMILIA

Josué 24.15 Anexo

Josué 24:14, 15

Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.”

 

Un líder no puede ser un líder si en hogar no demuestra orden, y que cada uno en el hogar cumple sus funciones apropiadamente, ante Dios y los suyos.

 

Sea que la esposa trabaje en una empresa en un cargo relevante mientras que el esposo sea el mensajero de otra; sea que la mujer esté a cargo de un gran grupo de niños en la escuela dominical mientras que el esposo ayude con la limpieza de la iglesia cada semana; o sea que la esposa consiga un mejor sueldo que su esposo; tanto el marido como la mujer deben recordar que en casa él es el líder mientras que la esposa es la ayuda idónea.

 

En una sociedad, en la que los valores morales han sido desacreditados y los principios bíblicos considerados antiguos o inapropiados, el machismo y el feminismo se han levantado para destruir el primer gobierno social formado por Dios: El Matrimonio, y en él, teniendo al varón como líder con responsabilidad y a la mujer en sujeción reverencial.

 

Debemos entender que ambos seres han sido creados en igualdad ante los ojos de Dios, pero que cada uno cumple un rol dado por Dios para que, en medio de esas funciones, se lleve adelante y con cuidado al matrimonio y la familia (Ef 5:21-23; 6:1-4).

 

Así que, si la mujer puede llegar a estar en algún cargo de liderazgo, ya sea en lo laborar o en el servicio al Señor, deben ambos recordar que en casa el esposo sigue siendo el líder, indistintamente de sus responsabilidades fuera de ella. Así también, el esposo debe recordar que, para poder liderar apropiadamente en casa, él también se encuentra en sujeción ante Dios, y es a Él a quien debe dar cuenta de su vida y de su familia (1 Co 11:3).

 

Ambos, varón y mujer, deben trabajar mutuamente en el marco de ese mismo contexto de liderazgo y sumisión, para conseguir metas que favorezcan a la familia. Si la familia tiene problemas de liderazgo, ya sea que el hombre actúe irresponsablemente, o que la mujer no se someta en casa, entonces se puede dudar de la capacidad de liderar (1 Ti 3:4, 5, 12; Tit 1:6).

Josué 24.15 Color

El esposo debe cuidar del bien físico, emocional, y sobre todo espiritual de la familia. La mujer debe trabajar junto al esposo para que eso se lleve a cabo. Un hogar, donde el caos y la falta de sumisión a Dios y entre sus miembros no existe, deja mucho de desear del liderazgo de la persona, sea el hombre o la mujer. El buen ejemplo debe iniciar desde la casa.

 

Josué, era el líder espiritual y de gobierno de Israel, pero era el líder espiritual en casa también. Cuando la conquista de la tierra prometida se había logrado, llama a todo el pueblo a recordar Quién les había dado lo que ahora tenían bajo su dominio, pero también ante Quién únicamente se deben postrar para adorar (Jos 24:1-28). Su llamado fue un compromiso que nacía en casa, pero que se reflejaba en la nación.

 

«La meta para todos los cristianos debiera ser tener un hogar bien ordenado» – Gene A. Getz

 

Josué 24:31

Y sirvió Israel a Jehová todo el tiempo de Josué…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s