Agradecidos por Su misericordia

¿Cuándo fue la última vez que dimos gracias a Dios reconociendo sus infinitas misericordias y su eterna fidelidad hacia nosotros? No podemos negar que cada uno de nosotros hemos tenido nuestros buenos y malos días en nuestro caminar junto a Jehová, y a pesar de ello, no hemos dejado de ver Su fidelidad y misericordia a nuestro favor.

¿A quién escoge usted?

El llamado de Josué es válido hoy: “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis…” (Jos 24:15). Para servir a Dios con todo nuestro ser, el consejo dado a Israel es muy útil también para nosotros: “Quitad, pues, ahora los dioses ajenos que están entre vosotros, e inclinad vuestro corazón a Jehová Dios de Israel.” (Jos 24:23)

Principios para el Líder XV – CORRECCIÓN

El líder, al ser representante de Dios con autoridad, tiene la responsabilidad ante el Señor de hacer todo para representarlo, e implica manifestar su carácter en todas las áreas, incluyendo la santidad o moral de todos.

Principios para el Líder XII – LÍDER DE FAMILIA

Un líder no puede ser un líder si en hogar no demuestra orden, y que cada uno en el hogar cumple sus funciones apropiadamente, ante Dios y los suyos.

Principios para el Líder VIII – COMUNIÓN, VISIÓN, FE

Usted será de bendición para los suyos cuando aprenda a vivir en íntima dependencia y confianza junto a Quién le ha encomendado tal tarea.

Firmes con el Poder de la Palabra (Armadura de Dios IX)

Firmes con el Poder de la Palabra (Armadura de Dios IX)   Efesios 6:13, 17 “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. […] Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.”Sigue leyendo “Firmes con el Poder de la Palabra (Armadura de Dios IX)”

Derrotados no, pero en combate (Armadura de Dios I)

Derrotados no, pero en combate (Armadura de Dios I)   Efesios 6:12, 13 “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáisSigue leyendo “Derrotados no, pero en combate (Armadura de Dios I)”