2017

Y fue el principio…

Génesis 1.1 Anexo a

Génesis 1:1-5

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.”

 

Todo lo existente debe tener un principio, sea una persona, un animal o una cosa. Para que ese objeto existente pueda ser nombrado, y por tanto considerado, debe venir a existencia en algún momento en el espacio, y ocupando significancia en el espacio, comenzar dentro de un tiempo específico a existir. Por lo tanto, podemos decir que se despliega para ese objeto su propio espacio, su propia materia, en un tiempo propio y particular. Tiene un principio, indistintamente de su fin.

 

Los primeros versículos de la Biblia nos hablan del principio y origen de todo lo creado: Proviene de Dios (Gn 1:1). Dios es un ser infinito en pasado e infinito en futuro (Sal 90:2). Para Elohim (Nombre en hebreo de Dios – H430 אֱלֹהִים elojím) no existe tiempo, no hay inicio ni fin, pues Él es fuera de tiempo, siempre ha existido y existirá por siempre, es Eterno.

 

Aunque no existe principio para Dios, si existe un inicio de Su obra en sí: “En el principio creó Dios…”. Entonces podemos decir que lo primero que el Eterno Dios crea en el instante mismo de la creación es TIEMPO, de ahí parte todo lo demás. Todo lo que Dios haría a partir de este momento fue diseñado y planificado en la eternidad anterior al “principio” (Ef 1:3-5), pero todo lo que hizo comenzó en el primer día de la creación, y por lo tanto hasta el mismo tiempo llegó a existir tal como nosotros lo conocemos (Gn 1:1, 5).

 

Lo segundo que Dios crea fue el ESPACIO. El espacio es la extensión que contiene toda la materia existente. No podemos llegar a comprender plenamente la extensión del universo en sí, pero sabemos que va más allá de lo humanamente imaginado. En este espacio es en donde Dios ubicaría “…los cielos y la tierra” (Gn 1:1). Entonces en ese primer día se dio lugar al espacio como tal.

 

Lo tercero que Dios crea fue la MATERIA. Tanto la materia, como el espacio y el tiempo, fueron creados de la nada, de lo que no existía; pero la materia adquiere connotación relevante, pues es tangible en función de nuestros sentidos. La materia adquiere forma y cuerpo, mientras que el tiempo y el espacio son conceptos en su forma simple. Es de la materia de donde proviene todo lo demás. La materia está conformada por los elementos que conocemos, tales como carbono, oxígeno, hidrógeno, etc.; y esta materia fue llamada a creación para ser ubicada en un tiempo y un espacio específico.

 

Lo cuarto que se crea fue la ENERGÍA. La energía es la capacidad que posee un cuerpo para realizar una acción o trabajo. Al principio el Espíritu Santo, siendo Dios mismo, comienza a impartir su energía o poder, moviéndose “sobre la faz de las aguas” (Gn 1:2). La tierra se encontraba en “tinieblas”, y fue ahí donde Dios crea la luz para iluminar lo creado y dar “forma visible”, por así decirlo, a lo que por la oscuridad no se podía “contemplar”. Esa luz daría también energía a la creación. El sol y las estrellas no fueron creados hasta el cuarto día (Gn 1:14-19), así que existía una forma de luz, aunque no se nos explica cómo era específicamente en el principio.

Génesis 1.1 Color a

Lo sorprendente de estos cuatro conceptos o elementos, es que todos son limitados y controlados por el Dios que los creó, pero ellos no lo limitan ni lo controlan. Dios va más allá del tiempo; es más grande que cualquier espacio imaginado; al ser Espíritu no está limitado por la materia; y la energía es un reflejo de Su poder. El día que Dios creó los cielos y la tierra, lo que hizo fue dar a conocer en sí Quien es Él y Su soberanía para dar origen y controlarlo todo.

 

Todo lo creado lo hizo Dios para compartir la eternidad con el hombre, creación suprema de Dios (Gn 1:26, 27).

 

«Elohim, te alabamos y glorificamos Tu Nombre por Tu creación, reflejo de Quién eres»

 

Nehemías 9:6

Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s