Un regalo que disfrutarás para siempre

Haga clic en la imagen de arriba para que pueda mirar la lección en video

Juan 11:25-26

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?”

  1. Marta, la hermana de Lázaro, se enteró de que Jesús estaba en Betania y se presentó ante Él porque antes de que Lázaro falleciera, ella le había pedido a Jesús que viniera para hacer algo por la salud de su hermano, pero en lugar de hacerlo así, Jesús esperó dos días para partir hacia allá y llegó después de cuatro días de su muerte.
  2. Jesús le dijo estas palabras a Marta mientras le consolaba a causa de la muerte de su hermano, sabiendo que esta situación sería para la gloria de Dios.
  3. Como lo dijo Jesús, la muerte de Lázaro glorificaría el nombre de Dios de muchas formas y delante de muchas personas, en el caso de Marta, en su dialogo con Jesús, ella sería confrontada en su fe en Cristo y conocería que Él es la resurrección y la vida.
  4. Jesús se identificó como la resurrección y la vida, y afirmó que todo aquel que cree en Él, aunque esté muerto vivirá, estas palabras tienen la idea del estado de muerte espiritual de todos aquellos que no han creído en Cristo, pero aquellos que crean en Él vivirán espiritualmente, comprenderán las enseñanzas de Cristo y darán gloria de Dios.
  5. Así como por la fe nuestro espíritu es vivificado, todos los que vivimos y creemos en Cristo, no moriremos eternamente, sino que por su obra seremos resucitados para vivir eternamente con Él.
  6. La muerte de Lázaro sirvió para ejemplificar estas verdades; porque por medio de Cristo, él fue resucitado de entre los muertos, ilustrando que por la fe en Él nuestro espíritu vivirá y un día nuestro cuerpo muerto también cobrará vida.

¿Por qué es importante hablar de esto en el tiempo de navidad?, porque cuando celebramos la encarnación y el nacimiento de Cristo, necesitamos tener en mente el propósito de su vida acá en la tierra, y este hecho describe muy bien la labor que Cristo vino a cumplir entre nosotros.

Esa labor fue darnos vida por medio de la fe en Él, porque, aunque vivamos (físicamente hablando), nuestra vida no es vida mientras estemos muertos espiritualmente, la vida no consiste en ver pasar los días, sino en conocer a Dios y vivir para darle gloria.

Gloria que debemos darle mientras vivimos en nuestros cuerpos actuales, y también cuando recibamos nuestros cuerpos glorificados, por eso Jesús enseñó que Él era la resurrección, porque gracias a que Él resucitó, venciendo a la muerte y al pecado en la cruz, nosotros también seremos resucitados.

¿Cómo no celebrar el nacimiento de Cristo?, sí con Él, Dios se identificó con nuestro sufrimiento, se compadeció de nosotros, murió y resucitó para darnos vida eterna a todos los que hemos creído en su Hijo Jesús.

Todos los que hemos puesto nuestra fe en Cristo, podemos celebrar durante este tiempo ese día en el que Cristo nos dio vida, así como lo hizo con Lázaro cuando lo resucitó de entre los muertos.

Sí alguno no ha creído en Cristo aun, necesita hacerlo, porque la verdad es que está muerto y le espera una eternidad separado de Dios.

Que este tiempo de celebración tenga el enfoque correcto, que supere la superficialidad del mundo, y nos haga gozarnos en el mejor regalo que Dios nos entregó: ¡Su Hijo!


«Con el nacimiento de Cristo, Dios se identificó con nuestro sufrimiento, se compadeció de nosotros, murió y resucitó para darnos vida eterna»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcast

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: