Un rayo de SABIDURÍA

“Después lo haré” | Un rayo de SABIDURÍA

proverbios-13-4

Proverbios 26:13-16

“Dice el perezoso: El león está en el camino; El león está en las calles.
Como la puerta gira sobre sus quicios, Así el perezoso se vuelve en su cama.
Mete el perezoso su mano en el plato; Se cansa de llevarla a su boca.
En su propia opinión el perezoso es más sabio Que siete que sepan aconsejar.”

 

“Después lo haré” es el título que estaba en la portada de un folleto y que era usado como introducción para la historia de Juan, el niño que aprendió a dejar las cosas para después. En casa: “¡Juan! ¡Guarda tus juguetes!”“¡Lo haré después!” Decía Juan. En la escuela: “¡Este deber es para el viernes!”“¡Tengo mucho tiempo! ¡Lo haré después!” Pensaba Juan.

La persona perezosa es aquella que encuentra en su razonamiento una buena idea para dejar de hacer las cosas y/o posponerlo para después (Proverbios 26:13). Pero otra de las razones por las que el perezoso frecuentemente cae en la vagancia es que generalmente piensa mucho antes de cumplir con sus tareas, y permite que ese razonamiento lo lleve a caer en la pereza.

Dios compara al perezoso y su cama con la puerta y sus quicios (bisagras), ya que ellas son inseparables (Proverbios 26:14). La persona perezosa pasa mucho tiempo en su cama, utiliza mucho de su tiempo útil para desperdiciarlo durmiendo. Descansa frecuentemente en sillas y busca excusas para hallar espacios para descansar. ¡La cama y el perezoso son inseparables!

Aunque nos parezca divertido, muchas personas utilizan ciertas frases para defender la vagancia. Muchos portan camisetas o publican mensajes con contenido que alienta esta caracteriza pecaminosa y perjudicial:

  • “Yo no soy perezoso, solamente disfruto haciendo nada”.
  • “Yo no soy vago, yo estoy en estado de guardar energía”.
  • “Si no lo puedo alcanzar, no lo voy a necesitar”

Una persona vaga muy difícilmente escuchará un consejo para aprovecharlo, pero la Biblia si advierte que el perezoso vivirá en desventura y fracaso (Proverbios 6:10, 11; 26:15), vivirá en pobreza (Proverbios 6:11; 10:4), será causa de vergüenza a quienes lo conocen (Proverbios 10:5), se convierte necio y no es sabio (Proverbios 6:6), pierde sus bendiciones (Jueces 18:9), son dormilones (Proverbios 6:9), son de calamidad laboral para otros (Proverbios 10:26), tiene anhelos nunca alcanzados (Proverbios 13:4), sus posesiones están descuidadas (Proverbios 24:30, 31), no escucha consejo (Proverbios 26:16), no crecen espiritualmente (Hebreos 6:12), y no son aptos para servir en el reino de Dios (Romanos 12:11).

No permitamos que la pereza nos controle, si usted lo piensa dos veces, talvez no lo hará. Dedique tiempo a lo que tiene que hacer con diligencia y no nos dejemos controlar de un pecado que solamente nos trae ruina y desventura.

 

«Señor, ayúdame a ser una persona diligente en todo lo que tenga por delante»

 

Proverbios 13:4

“El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada.”

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s