Un rayo de SABIDURÍA

Solo era “broma” | Un rayo de SABIDURÍA

santiago-3-2-anexo

Solo era “broma”

 

Proverbios 26:18, 19, 21, 23-28

Como el que enloquece, y echa llamas y saetas y muerte,
Tal es el hombre que engaña a su amigo, y dice: Ciertamente lo hice por broma…
… El carbón para brasas, y la leña para el fuego; y el hombre rencilloso para encender contienda…
… Como escoria de plata echada sobre el tiesto son los labios lisonjeros y el corazón malo.
El que odia disimula con sus labios; mas en su interior maquina engaño.
Cuando hablare amigablemente, no le creas; porque siete abominaciones hay en su corazón.
Aunque su odio se cubra con disimulo, su maldad será descubierta en la congregación.
El que cava foso caerá en él; y al que revuelve la piedra, sobre él le volverá.
La lengua falsa atormenta al que ha lastimado, y la boca lisonjera hace resbalar.”

 

Viendo el pesar de un grupo de personas que estaban tristes porque un equipo “x” no había logrado el campeonato, un hombre comenzó a hacer comentarios de apariencia cómicas, pero que detrás de todo manifestaban una alegría perversa, tal equipo “x” era rival de uno de sus equipos preferidos.

Tras varios comentarios mencionaba que solamente eran broma, pero que en el interior no estaba realmente queriendo ofender. En el fondo ese hombre si estaba maliciosamente contento que tal equipo no haya logrado el campeonato en ese momento. Ese hombre era yo.

Proverbios nos dice que el hombre que engaña con sus aparentes bromas “echa llamas y saetas y muerte” (26:18, 19). Cuando hacemos un comentario aparentemente envuelto con el ‘papel de la broma’, lo que podemos estar haciendo es echando “el carbón para brasas, y la leña para el fuego” (26:21).

Cuando nuestro corazón perverso encuentra una oportunidad para burlarse de alguna desgracia, lo que simplemente demuestra es rencor, odio, perversión. Nuestra inconformidad ante la alegría de otros nos lleva a un egoísta sentido de aprovechamiento que nos hace vulnerables a dar rienda suelta a nuestro escondido sentimiento, y en tal ‘oportunidad’ dejamos que este sentimiento inflado con el odio desprenda el fuego del infierno con aparentes bromas, que quiere aprovechar la desventura de su prójimo para burlarse.

Nuestras palabras en ese momento se vuelven tan falsas como un objeto de barro recubierto de “escoria de plata” (26:23). El pasaje continúa diciendo que “el que odia disimula con sus labios; mas en su interior maquina engaño” y que en su corazón hay “siete abominaciones” (26:24, 25).

Lo que es más cierto es que las personas que lo escuchan saben que detrás de tal ‘espectáculo de escarnio’ existe una maldad que no se puede ocultar (26:26). Más aún, este acto llega a lastimar y atormentar a quien recibe tal ofensa, causando dolor y levantando más odio, causando rencilla y contienda (26:21, 28).

Santiago, en su carta nos dice que podemos poner freno a los caballos y timón a las naves y los controlamos, “pero ningún hombre puede domar la lengua” porque ella “es un fuego, un mundo de maldad”, y que a pesar de ser un miembro tan pequeño no puede ser controlado fácilmente y es capaz de encender un “gran bosque” (Santiago 3:3-8).

Necesitamos del Espíritu Santo y madurez para poder controlar nuestra lengua, ella puede causar tanto dolor y muerte porque está “inflamada por el infierno” y está “llena de veneno mortal” (Santiago 3:6, 9)

«Señor, nuestra lengua es tan peligrosamente perversa que puede envenenar el alma de quienes me escuchan, ayúdame a controlarla por amor a mi prójimo»

 

Santiago 3:2

“Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s