2017

Preciosa fe

2 Pedro 1.1 Anexo

2 Pedro 1:1-4

“Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra: Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.”

 

Cuando nos acercamos a una entidad financiera para abrir una nueva cuenta o al entrar en algún contrato legal de cualquier índole, lo que nos ponen al frente es una gran cantidad de hojas llenas de mucha información, de lo cual nos piden que leamos “detenidamente” antes de firmar. Y todos sabemos que rara vez leemos completamente toda esa información, pero en ella se nos describe no solamente nuestras obligaciones, sino también nuestros derechos y beneficios.

 

De alguna manera, el momento en el que recibimos a Cristo como nuestro Salvador personal, nos ha sido explicado la parte medular y más importante para nuestra salvación, pero no todo lo que debemos saber, eso vamos aprendiendo a medida que vamos conociendo más de la Palabra de Dios y somos discipulados.

 

Es por eso que el Apóstol Pedro, de una manera sencilla, pero más amplia, nos recuerda que nuestra Fe, misma que la de ellos (2 P 1:1), nos otorga hermosos beneficios de los cuales tenemos que estar agradecidos y sumamente gozosos.

 

Para Dios ha sido justo que por medio de nuestra fe nosotros podamos ser salvos (v. 1); esta salvación nos brinda la oportunidad de recibir en abundancia la Gracia y la Paz que vienen del Señor; esta gracia y paz serán más grandes con el conocimiento más amplio de Dios y de Cristo (v. 2).

2 Pedro 1.1 Color

Ahora se nos ha capacitado, por medio del poder de Dios, de todas las herramientas necesarias para vivir una vida piadosa o santa (v. 3a). Esta misma fe tiene como propósito el que Dios sea glorificado (v. 3b). Además, la fe viene acompañada de maravillosas promesas para esta vida y la venidera, que no solamente nos ayudarán a vivir para Dios, sino que nos irán preparando para adquirir la misma naturaleza perfecta de Dios, al ser como Cristo. Estas promesas nos ayudarán alejarnos del pecado que hay en el mundo y con ello acercarnos a esa nueva semejanza divina (v. 4).

 

En estos cuatro primeros versículos Pedro nos recuerda grandes beneficios que vienen con la fe, aunque no los únicos. No en vano el Apóstol la llama PRECIOSA a la fe. Vivamos agradecidos con Dios por todo lo que nos brinda por medio de la fe en Cristo haciendo uso de estos beneficios para vivir cumpliendo Su voluntad, pues para estos se nos han otorgado estas herramientas y promesas.

 

«Gracias Señor por todos los beneficios que vienen con nuestra Fe»

 

Romanos 5:1-2

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s