2017

Dios y Hombre

Juan 5.18 Anexo

Juan 5:17, 18

“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo. Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.

 

La Deidad y la Humanidad de Jesucristo siempre serán unos de los temas más controversiales para quienes dudan de que Jesucristo es Dios y es Hombre al mismo tiempo. Para los judíos, quienes lo vieron caminar en medio de las calles de Jerusalén, el que Jesucristo se haya proclamado a Sí mismo Dios, representaba una herejía digna de muerte (Jn 5:18).

 

Jesucristo nunca negó que era Dios, al contrario, lo afirmaba, es por eso que querían matarle. En otras ocasiones dejaba asentado en las mismas palabras de sus acusadores esa verdad sin refutarla (Lc 22:69-71).

 

Tampoco se podrá negar que Dios llegó hacerse hombre, pues Juan mismo lo dejó claro, que Dios el Hijo se encarnó en la Persona de Jesús (Jn 1:1, 14; 2 Jn 1:7, 8).

 

El capítulo 5 del Evangelio de Juan tiene una descripción clara y contundente de esta verdad, que Jesús es Dios y es Hombre.

 

Jesucristo se hacía “igual a Dios”. La palabra “igual” viene del griego isos” (ἴσος, G2470), que significa el mismo en tamaño, cantidad, calidad, etc. Jesucristo es en esencia o en naturaleza igual a Dios; quiere decir, con los mismos atributos, con la misma capacidad, similar en Deidad al Padre. Esta misma palabra y el mismo concepto de igualdad en esencia de la Deidad es expresada por Pablo en su Carta a los Filipenses (Fil 2:6).

 

Jesucristo, al igual que el Padre, tiene capacidad de dar vida a quien Él quiere, una capacidad que solamente Dios tiene (Jn 5:21, 24-29), y que siempre ha estado presente también en la Segunda Persona de la Trinidad (Jn 1:1-4; 14:6).

 

Como Hombre, Jesucristo siempre estuvo sujeto a Dios el Padre; y no que haya conflicto en esta verdad, sino que era parte del Plan Eterno de Dios, de que Jesucristo Hombre viva en comunión perfecta y obediencia al Padre. Jesús Hombre esperaba ver del Padre lo que hacía, para hacerlo igualmente (Jn 5:19, 20, 30), pero esto también era muestra de Su Deidad, pues tenía la misma capacidad para obrar.

 

Otras dos características solamente propias de la Deidad son el juicio y la honra. Solo Dios es el Juez Supremo y también digno de honra, y Jesús aclara que Él también tiene esa misma dignidad (Jn 5:22, 23).

Juan 5.18 Color

Jesús no solamente hablaba por Sí mismo, sino que expresa que hay varios quienes testifican de Su Deidad: Juan el Bautista, Sus propias obras, Dios el Padre, y las Escrituras dadas por Moisés (Jn 5:31-47).

 

Rechazar la Deidad y la Humanidad de Jesús, es rechazar las palabras de Cristo y no creer el testimonio dado por Dios en Su Palabra sobre el Hijo; mas el que oye y cree “tiene vida eterna; y no vendrá a condenación”. (Jn 5:24)

 

«Te alabamos Jesús, Dios y Hombre»

 

Filipenses 2:5-8

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s