2018

El justo confía en Dios – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (XXIII)

Salmos 64.1, 2 Anexo

Salmos 64:1-10

“Escucha, oh Dios, la voz de mi queja; Guarda mi vida del temor del enemigo. Escóndeme del consejo secreto de los malignos, De la conspiración de los que hacen iniquidad, Que afilan como espada su lengua; Lanzan cual saeta suya, palabra amarga, Para asaetear a escondidas al íntegro; De repente lo asaetean, y no temen. Obstinados en su inicuo designio, Tratan de esconder los lazos, Y dicen: ¿Quién los ha de ver? Inquieren iniquidades, hacen una investigación exacta; Y el íntimo pensamiento de cada uno de ellos, así como su corazón, es profundo. Mas Dios los herirá con saeta; De repente serán sus plagas. Sus propias lenguas los harán caer; Se espantarán todos los que los vean. Entonces temerán todos los hombres, Y anunciarán la obra de Dios, Y entenderán sus hechos. Se alegrará el justo en Jehová, y confiará en él; Y se gloriarán todos los rectos de corazón.”

 

El acuerdo en secreto en contra de alguien o algo para provocar un daño maligno se conoce como conspiración. La conspiración generalmente no llega a ser conocida por la víctima en muchos de los casos sino hasta el momento mismo que se ha causado el daño. A veces, la conspiración puede venir directamente de una persona allegada a la víctima, lo que se da a causa del engaño o la hipocresía de los provocadores. Como sea, la conspiración siempre será dolorosa, inesperada, y muchas veces muy destructiva.

 

Daniel, mientras se hallaba sirviendo en el reinado de Darío, era uno de los tres gobernadores más importantes del imperio. Este piadoso hombre era odiado por sus enemigos políticos a causa de su integridad y sabiduría. Tal era la estima que Darío tenía de Daniel, que pensaba “ponerlo sobre todo el reino” (Dn 6:1-3). Por este motivo, los enemigos conspiran para promover una ley que afectaría a Daniel en su fidelidad a Dios, y así, obligar al rey a condenarlo al foso de los leones (Dn 6:4-16).

 

El perverso siempre se levantará en contra del piadoso, desde Caín y Abel, esta triste y real historia se repite todo el tiempo. La envidia, la codicia, el odio, el egoísmo, la falta de temor de Dios, y un perverso corazón impulsaran al hombre para hacer maldad.

 

David clamaba a Dios pidiendo que lo guarde del enemigo y del “consejo secreto de los malignos”, los que conspiraban para hacer “iniquidad” (v. 1, 2). Jesucristo nos enseña en su oración modelo que debemos pedir para que Dios nos libre del mal (Mt 6:13); y aunque esa petición es apropiada, no es una promesa de liberación, puesto que a veces Dios en su permisiva voluntad consentirá la conspiración con propósitos divinos, como lo que pasó con José cuando sus hermanos lo vendieron como esclavo (Gn 50:20). Lo que Dios sí nos asegura es de que nunca nos dejará sufrir más allá de lo que podamos soportar (1 Co 10:13).

 

David, en su clamor, nos recuerda que Dios está mirando el maligno proceder de nuestros enemigos (v. 5), Él les hará pagar por sus iniquidades y serán avergonzados por los falsos testimonios que levanten en contra nuestra (v. 7, 8). En ese momento Dios anunciará Su justicia; el justo se alegrará y será reivindicado, llevándolo a crecer en su confianza hacia el Señor (v. 9, 10).

Salmos 64.1, 2 Color

David, Daniel, José y muchos hombres piadosos han sufrido la maldad de la conspiración, hasta el mismo Señor Jesucristo fue víctima de esa perversa actitud del impío; obra que provocó que lo lleven a morir en la cruz, pero eso nos otorgó la salvación de nuestros pecados.

 

Siempre el malo será enemigo sin piedad en contra del bueno. Que no le tome por sorpresa esta realidad, más bien manténgase alerta para que Dios le ayude a serle fiel, en medio de la conspiración.

 

«Señor, líbrame de la mano del perverso; pero, sobre todo, líbrame de no serte infiel»

 

2 Timoteo 3:12

“Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s