Tan evidente, y no lo vieron

Hoy en día hay muchos que siguen ciegos ante las bondades de Dios. Reclaman señales, pero ni las mismas señales podrían cambiar ese corazón entenebrecido que los vuelve incrédulos.