Aunque lo vean no creerán

No dejemos de hablar de Cristo a pesar de las amenazas y la incredulidad de la gente.