2017

¿Qué dice la gente de mí?

1-tesalonicenses-1-6-anexo

¿Qué dice la gente de mí?

 

1 Tesalonicenses 1:6-10

Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído. Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada; porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.”

 

Si hay algo que viaja poderosamente y llega a todo lado es una reputación. Sea buena o mala, las personas siempre hablaran de cada uno de nosotros.

Para quienes buscan a Dios el buen testimonio de alguien puede ser motivador y siempre dará la gloria al Señor. Pero cuando la gente busca una evasiva para no seguir al Señor el encontrar una persona de mal testimonio siempre será la ‘excusa perfecta’ para evitar involucrarse seriamente en una relación con nuestro Salvador.

Los miembros de la Iglesia en Tesalónica se habían convertido en un referente de testimonio en toda la Península Balcánica, dónde se hallaba Macedonia y Acaya (v. 7). Estos hermanos habían “sido ejemplo” de creyentes transformados de tal manera que en todo lugar su “fe en Dios” se daba a conocer (v. 8).

Aquí cabe una buena pregunta: ¿Qué dice la gente de mí? ¿Están hablando de buena manera, y soy de testimonio a quienes me rodean de tal forma que buscan a Dios y creen que mi fe es real y sincera?

No podemos olvidar el poder que tiene el testimonio. Para que la gente pueda conocer a un Dios transformador tienen que ver vidas transformadas. Un testimonio veraz es más atrayente que un imán y más poderoso que mil palabras. El testimonio es el enganche perfecto para que la gente quiera escuchar de Cristo. Muchos andan por ahí buscando un cambio en sus vidas, pero el cambio que no se ve no convence.

Los hermanos en Tesalónica dieron a conocer cuan gustosos escucharon el evangelio y la gente supo cuánto sufrieron por recibir la verdad. Fue notoria su conversión de los “ídolos a Dios”, tal así que ahora servían “al Dios vivo y verdadero”, y su fe era tan convincente que el resto sabían que ellos estaban esperando ir al cielo cuando Jesucristo vuelva (v. 6, 8-10). ¿Qué dice la gente de nosotros?

Comprometámonos seriamente a ser imitadores de Cristo para que la gente glorifique al Padre a través de nuestras obras, con ese testimonio real más personas se sentirán atraídas a conocer la verdad de Cristo y de Su evangelio. Usted talvez sea la única ‘luz’ que muchos puedan conocer, que esa luz sea resplandeciente y apunte a nuestro Dios.

 

«Señor, ayúdame a ser testimonio de Tu poder»

 

1 Pedro 2:12

manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s