Con olor de “triunfo”

Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

2 Corintios 2:14-17

Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden; a éstos ciertamente olor de muerte para muerte, y a aquéllos olor de vida para vida. Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? Pues no somos como muchos, que medran falsificando la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios, hablamos en Cristo.”

  1. Algunos pudieran considerar que esta porción del pasaje bíblico fue un descanso de gozo y un grito interno de victoria cuando Pablo escribe sobre nuestra posición en Cristo. En los versículos anteriores había escrito sobre la angustia que estaba teniendo por conocer más sobre la reacción en Corinto, y de repente, habla sobre nuestra condición por la fe (v. 14).
  2. Cuando Pablo escribe sobre el “triunfo en Cristo Jesús”, tiene en mente el desfile romano que caracterizaba a la entrada de un general triunfante en Roma después de una importante victoria. Nosotros junto a Cristo somos ante Dios y el mundo motivo de esa celebración. Cristo triunfó en la cruz (Col. 2:15), y los redimidos somos la manifestación de los tesoros alcanzados en dicha victoria.
  3. La obra de redención del hombre es la manifestación de la inmensa sabiduría de Dios, y la participación de cada persona que cumple con responsabilidad la tarea de evangelizar entra a formar parte de dicha sabiduría por ser integrante activo en ese plan. A ellos Pablo menciona que son manifestación del grato “olor” del “conocimiento” divino (v. 14b, 15).
  4. Para los que rechazan el evangelio, nuestra presencia no será de olor grato, sino “olor de muerte”, pues ellos verán la muerte eterna a causa de su rechazo. Pero para los que aceptan el mensaje del evangelio llegamos a ser “olor de vida para vida”. Y en ello no nos podemos gloriar, pues nuestra competencia no es propia (v. 16), ya que es obra de Dios en y por nosotros.
  5. Pablo termina estos versículos mencionando a aquellos que utilizan maliciosamente la palabra, traficando falsamente con ella, y los expone ante los hermanos en Corinto para que los rechacen, ya que el evangelio debe ser predicado “con sinceridad”, recordando que venimos “de parte de Dios”, y estamos “delante de Dios”, Quien ve todo y juzgará todo cuando “hablamos de Cristo” (v. 17).


La Segunda Guerra Mundial inició en Europa el 1 de septiembre de 1939 y terminó oficialmente para los EE. UU. con la rendición oficial de Japón el 2 de septiembre de 1945. Ese día en todo el mundo, y especialmente en EE. UU., la celebración de triunfo llenó las calles de gran alegría y fiesta, era el fin de un tiempo horrendo en la historia de la humanidad. Fueron días de gran regocijo por tan importantísima victoria.

Para Dios cada creyente que ha aceptado a Cristo como su Salvador y que ha puesto en sus hombros la responsabilidad santa de predicar el evangelio llevándolo a cabo con amor y tenacidad es motivo de celebración triunfante. Pablo nos dice que da “gracias a Dios que siempre nos lleva en el desfile victorioso de Cristo y que por medio de nosotros da a conocer su mensaje, el cual se esparce por todas partes como un aroma agradable.” (2 Co. 2:14 DHH)

Todos tenemos una responsabilidad ante Dios y ante los no creyentes de compartir el mensaje que nos redimió del pecado y nos ha dado vida eterna. Este mensaje da vida eterna a todo aquel que lo acepta, y nuestra participación al compartirla otorga al que lo recibe un “olor” agradable de “vida”.

Marchemos en la vida compartiendo el mensaje de salvación, mensaje con olor de triunfo de nuestro Redentor, para que en todo Dios sea glorificado por su obra y conocimiento.

¿Y usted ya ha aceptado a Cristo como su Triunfante Salvador? ¿Y si ya lo aceptó, está compartiendo el mensaje a otros que lo necesitan? ¿A quién podría usted hablarle de Cristo en estos días?


«Cada creyente fiel en predicar el evangelio lleva consigo un “aroma de vida eterna” que brinda oportunidad de salvación a quien recibe el mensaje, dando así gloria a Dios»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: