Él tiene que ir delante

Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Josué 3:1-4

“Josué se levantó de mañana, y él y todos los hijos de Israel partieron de Sitim y vinieron hasta el Jordán, y reposaron allí antes de pasarlo. Y después de tres días, los oficiales recorrieron el campamento, y mandaron al pueblo, diciendo: Cuando veáis el arca del pacto de Jehová vuestro Dios, y los levitas sacerdotes que la llevan, vosotros saldréis de vuestro lugar y marcharéis en pos de ella, a fin de que sepáis el camino por donde habéis de ir; por cuanto vosotros no habéis pasado antes de ahora por este camino. Pero entre vosotros y ella haya distancia como de dos mil codos; no os acercaréis a ella.”

¿Cuándo viajamos a un lugar nuevo busca la ayuda de alguien para que lo guíe o simplemente sale a la aventura sin saber a dónde ir?

Para los que nos gusta la aventura, el poder salir sin un programa establecido o sin una dirección o meta a donde llegar, el paseo puede resultar emocionante y desafiante. El ir en pos de lo desconocido es bueno, cuando la meta es solo conocer y disfrutar. Pero cuando nuestro anhelo es llegar a un lugar específico, es obvio que la ayuda de un mapa, un GPS (sistema de posicionamiento global) o un guía es vital para saber por dónde ir y saber que nos espera por delante. En nuestro caminar con Dios, la segunda opción es la única apropiada.

Seguir a Dios es ir en pos de Su voluntad, reconociendo que es Él quien sabe lo que debemos hacer y cómo debemos hacer y en qué dirección ir. Salir sin dirección, y menos sin guía, es salir en pos de todo menos hacer Su voluntad, y muchos caminamos en la vida así. Aun cuando la dirección completa no esté clara, por lo menos Dios nos da la dirección suficiente para un paso a la vez (Sal. 119:105). Lo vemos eso en la vida de Abraham, cuando sin saber a dónde iba, salió de Ur para llegar a donde Dios le guiaría (Gn. 12:1-9).


Para la salida a la Tierra Prometida vemos interesantemente que Josué establece que la guía de Dios sería ahora el Arca del Pacto (v. 3-4). Anteriormente, mientras Moisés vivía, la guía de Dios estaba establecida por una columna de nube en el día y una columna de fuego en la noche (Nm. 10:33-34). La columna se movía de lugar cuando Dios quería que ellos se movieran, pero cuando se debían detener, la columna lo hacía primero. Así encontraron la guía de Dios en el desierto.

Pero ahora, Dios los encaminaría teniendo el arca delante de todo el pueblo. Interesante es recordar que el arca contenía las dos tablas con los 10 mandamientos, dando de esa manera la relevancia que no solo Dios iba con ellos, sino que delante de ellos estaban los mandamientos de Dios, los cuales debían ser honrados y respetados (Dt. 10:1-6). Simbólicamente Dios quería recordar a Su pueblo que es Él quien marcharía delante para guiarles, pero que ellos debían honrarlo y seguirlo para que sean bendecidos.

Como Josué mismo dijo, el pueblo nunca había caminado por esa tierra antes (v. 4), y la presencia de Dios iría delante de ellos para guiarles, pero al mismo tiempo, para recordarles que Él iría obrando en la medida en la que ellos caminarían en pos de Él. La primera prueba de ello sería días más adelante cuando los sacerdotes pondrían sus pies en el río y las aguas se abrirían (v. 13-17).

Nosotros debemos tener presente que, si Dios no va delante de nosotros guiándonos, la dirección que emprendamos será un camino sin sentido, sin meta fija y muy probablemente sin Sus bendiciones. Sabios seremos si aprendemos a caminar con Dios, siguiendo su guía y escuchando sus mandamientos, solamente allí nuestro caminar será seguro, lograremos lo que Él desea que hagamos y nuestra vida será bendecida. Esta es una verdad escrita en el Libor de Josué (Jos. 1:7-9) y en toda la Biblia (Sal. 32:8; 119:35).


«La presencia y la guía de Dios debe estar siempre delante de nosotros para que caminemos en Su voluntad, lejos de ello nunca hallaremos bendición y prosperidad»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: