¿Cómo conseguir una buena vida?

Mira el video de la lección
Haga clicl en la imagen para ver el video de la lección

Proverbios 3:1, 2

“Hijo mío, no te olvides de mi ley,
Y tu corazón guarde mis mandamientos;
Porque largura de días y años de vida
Y paz te aumentarán.

Proverbios 3:21-26

“Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos;
Guarda la ley y el consejo,

Y serán vida a tu alma,
Y gracia a tu cuello.
Entonces andarás por tu camino confiadamente,
Y tu pie no tropezará.
Cuando te acuestes, no tendrás temor,
Sino que te acostarás, y tu sueño será grato.
No tendrás temor de pavor repentino,
Ni de la ruina de los impíos cuando viniere,
Porque Jehová será tu confianza,
Y él preservará tu pie de quedar preso.”

Todos queremos una buena vida, una vida tranquila, llena de paz y armonía, donde la congoja del mal no nos aflija, ni la tristeza del castigo nos alcance. Este tipo de vida no es una utopía, como muchos lo creen, al contrario, si la Biblia no nos alentara a alcanzarla, entonces sí podríamos decir que no es posible.

Desde el inicio de la relación de Dios con el hombre vemos que el Señor siempre nos ha alentado a buscar una vida buena, una vida grata ante Sus ojos que sea de bendición para nosotros mismos y para los demás, y esta vida sólo se la puede alcanzar mediante la obediencia (v. 1, 21).


Dios siempre ha prometido prosperidad a quienes le siguen, y esta verdad se fundamenta en Su carácter. Dios es bueno, por lo que nunca nos guiará a cosas desagradables; Dios es santo, por lo que nunca nos guiará a cosas pecaminosas o malas; Dios es justo, todo lo que hace es recto, por lo que nunca nos guiará hacia la injusticia; Dios es poderoso, por lo que nunca nos guiará a algo que Él no pueda cumplir; Dios es sabio, por lo que Su guía siempre será la mejor y Sus caminos siempre perfectos; Dios es fiel, por lo que nunca nos dejará cuando nos guie en algo. Y así podríamos seguir explicando porqué siempre habrá prosperidad para quienes le siguen.

Y aunque en la vida sí llegaremos a recibir momentos de dolor o aflicción por alguna enfermedad o el fallecimiento de alguien, o encontremos dificultades en las pruebas que vengan a nosotros, estas contrariedades en la vida no serán consecuencia de nuestra desobediencia, sino adversidades que llegan por el hecho de vivir en un mundo caído que afectó todo lo bueno que Dios tenía para el hombre a causa del pecado del mismo hombre. Pero aún así podemos realmente disfrutar de una gran vida.

“Largura de días y años de vida” hacen referencia a una vida larga y provechosa, una vida donde la “paz” nos acompañará a cada momento (v. 2). Una vida abundante, floreciente y llena de buen significado, digna de vivirla. En la obediencia no habrá tropiezo, sino que andaremos en el “camino confiadamente” (v. 23). Hallaremos tranquilidad para nuestra “alma” porque sabremos que estaremos haciendo lo correcto, y eso traerá “gracia” en nuestro favor (v. 22). Por esa paz del alma, podremos dormir tranquilos (v. 24) sabiendo que, aunque venga alguna adversidad (v. 25), podremos estar confiados que “Jehová” estará a nuestro lado y no nos desamparará (v. 26).

Si esta es la clase de vida que desea para usted y su familia, entonces siga a Dios en obediencia y la conseguirá.


«Las bendiciones de una vida próspera y llena de tranquilidad aguardan a quienes desean caminar en obediencia a Dios»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: