Siempre habrá razones

Si confiamos en el Señor y esperamos, podremos verlo obrando, y en esos momentos tendremos muchas razones más para adorarlo.