Pongamos en acción nuestra fe

Si usted no quiere vivir una vida ordinaria, entonces necesita una fe que agrade al Dios de lo extraordinario.