2018

Jehová es mi pastor – “TAÑENDO CUERDAS” AL SEÑOR (VI)

Salmos 23.1 Anexo

Salmos 23:1-6

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días.”

 

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” – dijo Jesús (Jn 10:27, 28), y con esta expresión manifestó la íntima relación que tiene el Señor con aquellos que son Sus ovejas.

 

Jesucristo, el Buen Pastor, vino a dar Su vida por Sus ovejas (Jn 10:11), con el propósito de atraer a cada oveja al redil (Jn 10:14-16), y es en este sentido de pertenencia e intimidad en donde el Salmo 23 tiene sentido profundo con cada persona que ha puesto su fe en Jesucristo como su Salvador.

 

David, siendo pastor de las ovejas de su padre, comprendía muy bien la relación personal e íntima que la oveja tiene con cada pastor. Desde muy joven cuidó del rebaño familiar (1 S 16:11), y mientras pasaba tiempo con ellas desarrolló una conexión con cada una. Las cuidaba, las alimentaba, les ayudaba cuando estaban enfermas, las libraba de depredadores, les daba agua fresca, y durante las noches pasaba acostado junto a ellas para que nade llegue a pasarles. Es esa relación íntima que tenía con sus animalitos lo que le ayudó a él ver a Dios como su Pastor personal: “Jehová es mi pastor” (Sal 23:1).

 

Esta expresión personal de David hacia Dios no es una de sentido egoísta, sino una de valoración profunda y de gratitud inmensa. ¿Cuán profunda es su relación con Dios? ¿Con cuánta confianza e íntima expresión podemos decir abiertamente: “Jehová es mi pastor”?

 

Cuando Dios es su Pastor, entonces sabe que nada le hará falta (v. 1). Alguien dijo un día: «Con solo leer el primer versículo de este precioso salmo sabemos que ya todo lo demás es complemento», y cuanta verdad tiene esa idea. ¿Se ha puesto a pensar la magnitud del significo que junto a su Pastor “nada [le] faltará”? NO hay cosa alguna que, estando en Su santa y buena voluntad, le hará falta.

Salmos 23.1 Color

Dios es Quien nos tranquiliza en nuestras angustias y el Único que satisface nuestra sedienta alma (v. 2). Trae consuelo en nuestras pruebas y nos guía por el camino correcto cuando escuchamos atentamente Su Palabra (v. 3). A pesar de que el peligro nos aseche, Su presencia y cuidado nos alienta a confiar y esperar (v. 4). Nos bendice grandemente aún en contra del deseo de nuestros enemigos y nos llena de gozo y alabanza en todo momento (v. 5). Y en esta vida Su bondad y misericordia nos acompañará, mientras que disfrutaremos en Su presencia por la eternidad (v. 6).

 

Jesucristo quiere ser su Pastor si usted todavía no lo ha aceptado aún como su Salvador. Recuerde que Él ya Su vida dio por usted, pida perdón por sus pecados, escuche Su voz que hoy lo está llamando, y con confianza entre en el redil del Buen Pastor.

 

«Jesucristo, Tú eres mi Buen Pastor»

 

Juan 10:11

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s