Solo el esfuerzo produce frutos

Mira el video de esta lección

Proverbios 14:4
“Sin bueyes el granero está vacío;
Mas por la fuerza del buey hay abundancia de pan.”

Muchos anhelamos resultados grandiosos en ciertas cosas que tenemos en mente, pero no siempre lo que deseamos se logra por varias razones: falta de recursos a disposición, poco esfuerzo, reducido tiempo, complejidad del trabajo, etc. Por ejemplo, muchos anhelan bajar de peso, pero sin la falta de voluntad, una dieta adecuada, ejercicio que acompañe a la dieta y tiempo, nunca lo lograran.; y así en otras cosas.

El pasaje que se menciona en Proverbios 14:4 nos recuerda que uno de los factores importantes para alcanzar lo que deseamos es el esfuerzo que se pone en la tarea. Es claro que todos sabemos que la falta de esfuerzo nunca será la receta para el éxito, al contrario, la intensidad del esfuerzo, que va acompañada de la pasión para hacerlo, siempre nos ayudará a llegar a nuestras metas más rápido de lo normal.

En la antigüedad, los bueyes eran considerados los tractores del campo. Una yunta de bueyes era el instrumento ideal para labrar la tierra y así poder sembrar para posteriormente cosechar. Aunque el mantenimiento de los bueyes en el granero demandaba alimentarlos y mantener limpio el lugar, el beneficio que traían era grande. Por eso los bueyes eran considerados de gran valía, y el esfuerzo de mantenerlos era recompensando con los frutos que brindaba su trabajo.


En la vida espiritual del creyente también se requiere esfuerzo para lograr nuestras metas. Para dejar el pecado hay que comprometerse a no cederle espacio en nuestra vida. Para poder mantenernos fuertes espiritualmente necesitamos mantener nuestro tiempo devocional con Dios constante. Para aprender más de la Palabra de Dios debemos estudiarla con ahínco. Para poder obtener frutos en los ministerios que participamos debemos pasar tiempo y esfuerzo invirtiendo en él. Y así…

En la Biblia encontramos siempre el llamado a esforzarnos para seguir y servir a Dios, y el fruto de ese esfuerzo es siempre recompensado (Jos. 23:11; Ro. 12:11; Fil. 2:16-17). En el pasaje de Josué vemos que Dios tres veces le pide a Su siervo a que se esfuerce para lograr la tarea que Él le había dado (Jos. 1:6,7 y 9).

Cualquiera que sea su meta, no olvidemos que necesitaremos esfuerzo para lograrlo, aunque ese esfuerzo implique tomar algo de algún lugar para conseguirlo también, como en el caso del buey, necesitaba ser atendido para que pueda trabajar en el campo, y esa atención requería alimentación y cuidado.


«Una vida espiritual sin esfuerzo nunca alcanzará a cumplir los planes y propósitos de Dios para nuestras vidas»

Ministerio UMCD

Siga nuestros Podcasts

Publicado por Ministerio UMCD | Un Momento Con Dios

Reflexiones Cristianas. Salmos 1:2 "Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: