2017

No es falta de disposición

Marcos 14.38 Anexo

Marcos 14:32-38

“Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que yo oro. Y tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. Y les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí y velad. Yéndose un poco adelante, se postró en tierra, y oró que si fuese posible, pasase de él aquella hora. Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú. Vino luego y los halló durmiendo; y dijo a Pedro: Simón, ¿duermes? ¿No has podido velar una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.”

 

No fue casualidad que Jesucristo haya escogido a Pedro, Jacobo y Juan para que le acompañen velando mientras Él iba a orar. El Señor sabía muy bien lo que venía a Su vida, y sabía lo que necesitaba. Estaba dispuesto a morir por nosotros, pero requería orar para que Dios le otorgue la fuerza necesaria para enfrentar lo que sufriría más adelante esa noche, la madrugada y la mañana.

Pedro había sido alertado por Jesucristo que lo negaría tres veces, a lo que el impetuoso discípulo respondió que no sería así, pues si fuere necesario estaría dispuesto a morir junto al Señor (Mr 14:26-31), pero Pedro huyó cuando fue apresado Jesús, y posteriormente le negó (Mr 14:50, 66-72).

Pero Pedro si mostró en un momento disposición, mientras veía a Jesús ser apresado sacó su espada para defenderlo y llegó a cortar la oreja de Malco, el siervo del sumo sacerdote (Jn 18:10). Estuvo dispuesto en un momento, pero la debilidad lo afectó ulteriormente.

Grandes siervos de Dios sucumbieron a la tentación: David, Moisés, Abraham, Sansón, Salomón, Noé, Jacob, etc. Todos fueron fieles a Dios por mucho tiempo, pero un descuido brindó la oportunidad para que el pecado entrara en sus vidas; unos se arrepintieron y otros terminaron sus días en el pecado.

Marcos 14.38 Color

Jesucristo dijo que “imposible es que no vengan tropiezos” (Lc 17:1), recordándonos que vivimos en un mundo donde el pecado abunda y donde nuestra debilidad está expuesta a ser manifiesta. Pablo nos exhorta diciendo que estemos atentos para no caer (1 Co 10:12), y que nuestra naturaleza pecaminosa puede tomar cualquier “ocasión” para llevarnos a pecar (Ro 7:8). Así que recordemos, no es falta de disposición por serle fieles al Señor lo que nos ayudará a vencer el pecado, es la falta de atención y de oración lo que puede dejarnos expuestos a cualquier ocasión.

Dios nos ha capacitado con su Espíritu Santo, Quien obra en nosotros llamando nuestra atención antes de pecar (Gá 5:16), nos ha dado las armas de Su armadura para estar capacitados ante cualquier asechanza del diablo (Ef 6:10-18), nos ha dado Su Palabra para atacar contra las artimañas del enemigo (Mt 4:4), y nos promete ayudarnos con una “salida” para poder resistir (1 Co 10:13). Dependerá de nosotros estar atentos y orando para no pecar.

 

«Dios, gracias por los recursos que has provisto para que no peque, ayúdame en mis debilidades»

 

1 Corintios 10:12

“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s