En obedecer hay libertad

Es mejor escuchar con prontitud y mansedumbre para que con voluntad propia decidamos obedecer la Biblia, ahí seremos libres del pecado y sus consecuencias, por tanto, bienaventurados.