2017

¿Qué es lo que le depara el futuro?

Jeremías 17.10 Anexo

Jeremías 17:9, 10

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

 

Con la frase: “Vamos a ver lo que le depara el futuro” varios medios de comunicación anuncian el momento en el cual uno de sus programas va a iniciar un segmento en donde un astrólogo, una persona que lee las cartas, un adivinador, o alguien con algún tipo de conocimiento sobre las predicciones del futuro, va a dar a conocer lo que depara el futuro cercano a las personas.

 

Muchos con gran atención, entre los cuales lamentablemente me encontraba yo años atrás, se prestan a escuchar lo que podría presentarse en sus vidas para poder prepararse ante un posible evento. Dios, claramente en Su Palabra, ha dejado expuesto que es pecado abominable cualquiera de estos medios por los cuales los hombres tratan de conocer su futuro (Dt 4:19; 17:2, 3; 18:10-12).

 

Entonces, ¿es posible conocer el futuro? Existen varias cosas que son ciertísimas, y que la Biblia las tiene descritas a lo largo de sus páginas: El Rapto de la Iglesia del Señor (1 Ts 4:13-18), la Gran Tribulación (Mt 24:21), La Segunda Venida de Cristo (Mt 24:29, 30), el Reinado Milenial de Cristo (Mt 25:31-34), la resurrección de los muertos (Dn 12:2), el Juicio Final y condenación eterna para quienes rechazaron a Jesús (Ap 20:11-15), el destino de Satanás y sus ángeles caídos (Mt 25:41), el destino de los salvos creyentes (Jn 14:1-3). Estos, entre los eventos más relevantes, son cosas ciertas que nos esperan.

 

Pero ¿qué hay de nuestro futuro mediato? La Palabra de Dios también nos dice que en esta vida también recibiremos algunos de los frutos, o por decir así, las recompensas de nuestros actos. Ya en la eternidad recibiremos el pago pleno de lo que hagamos en esta vida.

 

El Apóstol Pablo nos recuerda que “Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gá 6:7, 8)

Jeremías 17.10 Color

No importa dónde se encuentre usted, no importa cuán escondido sea el asunto que esté haciendo, ni importa la manera como nosotros lo veamos, Dios, Quien escudriña la mente y el corazón del hombre, dará justo pago a los actos de las personas (Je 17:9, 10).

 

Lo que le depara el futuro es obviamente resultado de una vida de obediencia o no. Su futuro lo forja usted mismo con sus actos, así que, si quiere ver buenos días en los próximos meses y años, comience a vivir para Dios, pero no solo por lo que podría recibir nada más, sino porque Dios es digno de nuestra suprema adoración.

 

«Dios, Tú eres el Único digno de mi vida entregada en adoración»

 

Isaías 3:10

Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s