¿Hasta cuándo rechazas la sabiduría?

Si queremos vivir “confiadamente… tranquilo, y sin temor del mal” (v. 33), entonces debemos rechazar ser simples, burladores o necios, y buscar a Dios para que nos imparta de Su sabiduría dispersa por toda Su Palabra. Comenzando con el temor reverente a Él, y alimentándonos todo el tiempo de la Biblia, podemos recibir conocimiento sabio que transformará nuestra vida y nos llevará a la verdadera prosperidad. ¡Escuchemos hoy su voz, la sabiduría nos está llamando!

No consientas tener parte en la codicia

El hacedor de maldad va en pos de su pecado, y aunque en su momento crea que puede conseguir lo que busca, no se da cuenta que está poniendo “lazo” para sí mismo (v. 18). Tarde o temprano esa persona va a pagar por la maldad hecha. Miremos solamente cuantas personas terminan en la cárcel a causa de un acto de delincuencia, y algunos han muerto en el intento o después porque alguien en un acto de ira los asesinó.