2017

Firmes con el Poder del Evangelio (Armadura de Dios VI)

efesios-6-13-y-15-anexo

Firmes con el Poder del Evangelio (Armadura de Dios VI)

 

Efesios 6:13 y 15

“Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. […] calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.”

 

Los soldados romanos utilizaban un calzado especial, éste particular calzado era una sandalia en forma de bota que se la amarraba hasta más arriba del tobillo y que en su suela poseía clavos que ayudaba a fijar los pies en el suelo durante la batalla. Cuando los soldados enfrentaban el combate cuerpo a cuerpo ponían los escudos frente a ellos, e inclinándose hacia adelante se afianzaban al piso para no ceder posición ante el enemigo y así estar firmes y defender su posición. Sin éste calzado especial la posibilidad de mantener firmeza en el terreno hubiera sido imposible en el polvoroso campo.

En nuestra batalla contra el diablo debemos mantenernos firmes en el terreno predicando el evangelio. Satanás tratará a cada momento de evitar el avance del Evangelio, y es ahí que los creyentes, valientes, debemos mantenernos firmes.

El Evangelio, como lo explica Pablo, es la predicación del mensaje de que “Cristo murió por nuestros pecados… y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1 Corintios 15:3, 4). Evangelio significa Buenas Nuevas, y este mensaje es la anunciación de la más increíble noticia: que Cristo murió, fue sepultado, pero resucitó para dar esperanza al hombre pecador que deposita su fe en Jesús.

Es Buenas Nuevas porque la muerte de Cristo le otorga al hombre la posibilidad de hallar perdón por sus pecados; y es Buenas Nuevas porque la resurrección de Cristo le otorga al hombre la confianza de vida eterna después de la muerte (Efesios 1:7 y 1 Corintios 15:20-22).

El mensaje además de ser maravilloso por el contenido, tiene poder. El mismo apóstol recuerda a los lectores en Roma que él no se avergonzaba del evangelio “porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16). El poder de este gran mensaje de Dios viene además con la autoridad de Dios y con la promesa de Dios de salvar a quienes creen en Su Hijo Jesús (Mateo 28:18-20; Tito 1:1-3).

De todas las cosas que puede detestar el maligno, una de las que más puede sobresalir es la predicación del Evangelio. Él sabe que su tiempo se acaba, pero sobre todo sabe que entre más personas escuchen las Buenas Nuevas, más personas se salvarán de la condenación, y por lo tanto más creyentes pasarán la eternidad con Dios en el cielo. Una nueva persona salva trae fiesta en el cielo y un grito más de derrota para las huestes de maldad. Ahora más que nunca la predicación es necesaria, cuando los momentos se ponen más difíciles es cuando debemos “calzarnos” con el evangelio para estar firmes en contra de la oposición que tiene el mensaje de la Cruz.

Firmes con el Poder del Evangelio salgamos a predicar, a pesar de la oposición, porque “¿cómo, pues, invocarán… y cómo creerán… sin haber quien les predique?” (Romanos 10:14-15). Hay que seguir predicando el “evangelio” que brinda “paz” al hombre que “por la fe” es justificado  (Romanos 5:1).

 

«Jesucristo, Tu Nombre y Tu obra son dignos de ser proclamados»

 

Isaías 52:7

“¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s