2017

Manteniendo viva la pasión

Romanos 10.14 Anexo

Romanos 9:1-3

“Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne.”

 

El llamado del Dr. Duff (Oswald SmithPasión por las almas)

«El doctor Alejandro Duff, el gran misionero veterano de la India, regresó a Escocia para morir, y al hallarse frente a la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana, hizo su llamado, pero no encontró respuesta. En la mitad de su llamamiento, se desmayó y fue retirado de la plataforma. El médico se inclinó sobre él, examinándole el corazón. Abrió los ojos:
—¿Dónde estoy? —exclamó— ¿Dónde estoy?
—Estese quieto —dijo el médico—, su corazón está muy débil.
—Pero —exclamó el antiguo luchador—, ¡tengo que terminar mi llamado! Llévenme nuevamente. Llévenme nuevamente. No he terminado aún mi llamado.
—Estese quieto —repitió el médico—, está muy débil para volver.
Pero el anciano misionero se esforzó por ponerse en pie, su determinación venció su debilidad y, con el médico a un lado y otro ayudante por el otro, el luchador de cabello blanco fue conducido nuevamente a la plataforma y mientras ascendía por los escalones del púlpito, toda la asamblea se puso de pie en su honor; luego continuó su llamado:
—Cuando la reina Victoria llama por voluntarios para la India —exclamó—, cientos de jóvenes responden; pero cuando llama el rey Jesús, nadie acude.
Hizo una pausa, y retomó el discurso:
—¿Es cierto —preguntó— que Escocia ya no tiene hijos para dar a la India?
Nuevamente hizo una pausa.
—Muy bien —concluyó—, si Escocia ya no tiene jóvenes para mandar a la India, entonces, anciano y gastado como estoy, yo regresaré, y si no puedo predicar me recostaré en las costas del Ganges y allí esperaré morir, para que sepa la gente de la India que por lo menos hay un hombre en Escocia que tiene suficiente interés por sus almas y que está dispuesto a dar su vida por ellos.»

El Apóstol Pablo, aunque fue llamado a ministrar a los gentiles mayormente, su tarea incluía hablar a los “hijos de Israel” también (Hch 9:15). Dios quería utilizar a este intrépido siervo para poder alcanzar a todos. Pero para Pablo la tarea de ministrar la Palabra a los judíos siempre presentaba obstáculos, rechazo, persecución. Esto no desanimaba al sufrido Pablo, había algo que lo mantenía apasionado por aquellos, quienes eran sus “parientes según la carne”, pero que no creían en Cristo; por lo que deseaba, si fuera posible, ser él mismo considerado “anatema” y estar “separado de Cristo” para que los israelitas sean salvos (Ro 9:2, 3).

Pablo tenía pasión por ellos porque sabía que su condición era de muerte espiritualmente y que el Único que podía darles vida era Cristo (Ef 2:1, 2). Tenía pasión porque sabía que mientras no acepten a Cristo su destino final era el infierno (2 Ts 1:9). Tenía pasión porque comprendía el sacrificio de Cristo por el hombre (Ef 5:2). Tenía pasión porque sabía que si no había quien predicare nadie escucharía, nadie creería, nadie se salvaría (Ro 10:13-15)

Mantengamos viva nuestra pasión de predicar el evangelio; si nuestra pasión ha mermado por alguna causa, pidamos a Dios que la avive. No dejemos de orar y hablar por la salvación de aquellos que están todavía perdidos.

 

«Padre, que mi pasión para hablar de Cristo nunca decaiga»

 

Romanos 10:14

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s