Escucha y valora la instrucción de los padres

La actitud reverente y prudente del hijo es realmente apreciado, es una marca maravillosa que resalta en el carácter de los hijos y que es digno de alabanza de todos. Así que, la próxima vez que quiera el joven hacer algo, escuche a los padres, ponga atención a la instrucción, considere sabiamente lo que ellos tengan que decir con amor, y recordemos que el escucharlos es agradable ante Dios.

El gozo del padre

Una gran manera de honrar a los padres es teniendo una vida buena ante Dios y los hombres, de esta manera ellos siempre se regocijarán al ver la buena vida de un gran hijo.