2017

Hay que adquirirla para usarla (Armadura de Dios III)

efesios-6-11-anexo

Hay que adquirirla para usarla (Armadura de Dios III)

 

Efesios 6:11

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.”

 

En el cuento “El traje nuevo del emperador”, escrito por Hans Christian Andersen en 1837, se lee la historia de un emperador que se preocupaba mucho por su vestimenta, y que deseando deslumbrar a todos con la extravagancia de su ropa había decidido mandar a confeccionar un traje que impresionaría a quienes lo vieran. Contrata a dos expertos confeccionistas que le dicen al emperador que no solamente el traje sería uno nunca antes visto, sino que la tela iba a ser la más suave y delicada de lo que cualquiera pudiera imaginar. Tal fue la supuesta “propuesta”, que estos dos atrevidos y pícaros artesanos añadieron a la oferta la particularidad de que el traje sería invisible para cualquier simple o incapaz de algún cargo ya otorgado. Obviamente la idea agradó al entusiasmado, pero engañado emperador.

El día del estreno el emperador convoca a un desfile en el cual él mismo en persona estrenaría el traje para que sea visto por el pueblo. Los pícaros artesanos engañan al emperador, y aparentando “vestirlo” le colocan el traje, éste, para evitar demostrar su “simpleza” expresa que estaba hermoso, y los demás a su alrededor, para evitar un comentario negativo de su vecino, expresan lo mismo. Esta farsa continuaba por las calles hasta que un niño expresa inocentemente: – “El emperador está desnudo” – fue ahí donde todo terminó, el emperador se dio cuenta que no había adquirido nada, y por lo tanto no vestía nada.

En la vida cristiana muchos creyentes poseen un concepto equivocado en cuanto a la Armadura de Dios, muchos piensan que es un “poder sobrenatural” que lo reciben después de haber orado, y que es suficiente mencionarlo en una oración para envestirse de él. Lo cierto es que el pasaje nos habla no de un poder sobrenatural recibido milagrosamente, sino que habla de un conocimiento particular de Dios y sus verdades relacionadas con las partes mencionadas en la descripción de la Armadura (verdad, justicia, evangelio, fe, salvación y la Palabra de Dios), pero también habla del carácter que el creyente debe manifestar relacionado con estas verdades.

Pablo utiliza la palabra “vestíos” (“enduo”: ἐνδύω, G1746) para expresar que una persona debe colocarse o ponerse algo sobre uno mismo, es decir “ser vestidos con”. En otro pasaje Pablo nos dice que el creyente debe vestirse “de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia” (Colosenses 3:12); añade que debemos vestirnos “del nuevo hombre” y del carácter “del Señor Jesucristo” para vivir santamente, y que no debemos proveer para la carne (Efesios 4:24; Romanos 13:14). Así como usa el verbo vestir, utiliza las palabras ceñir, calzar, y tomar con la mano para expresar una acción que el oyente debe realizar (Efesios 6:14-17). Entonces el apóstol no habla de algo milagroso, sino de conocimiento y de carácter que sí tienen poder en nosotros.

Es claro que Pablo deseaba que el creyente en Éfeso sepa y viva con verdad y justicia, que se calce con el mensaje del evangelio, que utilice la fe como escudo, que la Palabra de Dios la utilice como espada, y que se asegure de su salvación para que no afecte su mente, así como el yelmo protege la cabeza. Y es al final que dice que debemos orar por el mismo apóstol y por los demás (Efesios 6:14-20).

Como el emperador, muchos salimos a la calle convencidos que una oración nos “envestirá” de la armadura, cuándo es el desarrollo de un carácter y el conocimiento de las verdades de Dios las que nos ayudarán poderosamente para estar firmes ante las artimañas de satanás. Si no las ha adquirido, entonces aún no se puede “vestir” de la verdadera “armadura de Dios”, crezcamos y conozcamos más “en” y “de” Dios.

 

«Dios, ayúdame a conocer más de Ti mientras crezco en mi carácter»

 

Efesios 4:22-24

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombrerenovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s